EL EMPALME NACIONAL: UN ARCHIPIÉLAGO EN DESASTRE.

“Building back better”

“Reconstruye mejor”

Y no quisieron…

El empalme nacional en la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres “UNGRD

Acaba de finalizar el empalme nacional del Gobierno que termina su período con el equipo del Presidente electo, Gustavo Petro Urrego, del cual formé parte en uno de los grupos más interesantes; el correspondiente a la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, conocida con las siglas “UNGDRD”, y que en adelante denominaré “Unidad”, del latín “unidas”, como una entidad única e indivisible.

Esa Unidad ha sido objeto de una gran prevención, sospecha y desconfianza de muchos ciudadanos del Archipiélago y del nivel nacional, y desde algunas veedurías se ha realizado un trabajo de seguimiento a su operación y actividades a partir del paso de los huracanes ETA y IOTA por las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

La Unidad ha sido caracterizada por entidades de amplia credibilidad como TRANSPARENCIA POR COLOMBIA, en el documento “DIAGNÓSTICO CIUDADANO AL PROCESO DE RECONSTRUCCIÓN DEL ARCHIPIÉLAGO DE SAN ANDRES,PROVIDENCIA Y SANTA CATALINA”, dentro de los principales factores de riesgo de corrupción por categorías, como una institución con opacidad de la información pública contractual asociada al proceso de reconstrucción, bajos niveles de transparencia activa, concentración en manejo y publicidad de la información pública; uso inadecuado de la excepcionalidad contractual para el beneficio particular en detrimento de los damnificados e inadecuados procesos y momentos de rendición de cuentas públicas a la ciudadanía. https://transparenciacolombia.org.co/

Me atrevo a decir como ya lo han expresado expertos en la materia, que el negocio para el Archipiélago se encuentra no en la prevención sino en la reconstrucción.

Se trata de una entidad por donde han corrido ríos de dinero con un presupuesto prácticamente comprometido y agotado con vigencias futuras.

El radio de acción de la Unidad en los territorios es tan amplio, como dilatado y espacioso es su presupuesto; y desde sus estructura vertical de Dirección, y horizontal de Subdirecciones para el Manejo, Conocimiento, y reducción del Riesgo; y Grupos de Apoyo financiero, administrativos y de contratación, desarrolla su gestión, en donde se encuentra vinculado el Grupo de Cooperación Internacional.

Todo este aparato creado por la Ley 1523 de 2.012, genera reglamentos y manuales; desarrolla el Plan Nacional de Desarrollo y traza políticas de largo plazo; planifica -no se sabe bien hasta qué punto- ,ejecuta los recursos, y efectúa múltiples y millonarias contrataciones, las cuales se encuentran cobijadas bajo un régimen de excepcionalidad que le concede el artículo 66 de la ley 1523 del 2012 otorgándole el privilegio de abstenerse de hacer públicas dichas contrataciones en los medios electrónicos como el SECOP II.

Es por ello que la persona que quiera acceder a dicha información, difícilmente la podrá encontrar.

Por lo mismo habrá que esperar a que el Gobierno del Presidente Gustavo Petro debidamente posesionado solicite de la la Fiduciaria “Fiduprevisora” la publicación de las contrataciones efectuadas bajo este amparo.

Y lo que sería más conveniente, eliminar este artículo mediante una reforma de la ley, por cuanto con el secretismo que impera en la Unidad, el Fondo y la Fiduciaria, el ciudadano, los damnificados y afectados jamás sabrán qué ocurre con el grueso de los dineros que ingresan al Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, para su auxilio y redención, y cuál ha sido el manejo que le ha dado “Fiduprevisora”.

Dentro de esa abundancia de dineros se encuentran aquellos pertenecientes a las acciones ejecutadas con motivo de la declaración de emergencia por el paso de los huracanes ETA, IOTA, y el descalabro del “Plan Estratégico para el Archipiélago” creado a partir del fallo de La Haya del 19 de noviembre de 2012, en donde se despilfarraron billonarias sumas de dinero en contratos y convenios leoninos, direccionados en su mayoría para favorecer a los amigos del Gobierno Nacional, entre los cuales, y a manera de ejemplo se encuentra “El Call Center” que nunca funcionó y que fue contratado para salvar de la bancarrota a unos privados de la ciudad de Manizales bajo la razón social de “PEOPLE CONTACT SAS”.

Contrato por $2.985 celebrado por el Fondo Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres para un Call Center en San Andrés, Islas que nunca funcionó.

Una vez más las desgracias del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina fueron utilizadas para la celebración de enormes y variadas contrataciones que terminaron en los bolsillos de funcionarios y contratistas sin ningún vínculo con nuestro Archipiélago.

Lo que nos permitió observar el empalme en el Informe de Gestión sujeto a verificación por el nuevo gobierno.

Conjuntamente con sus asesores, el Presidente Electo Gustavo Petro, determinó la estructura y niveles del empalme.

Para el caso que nos ocupa se crearon los equipos técnicos que lo hicimos en el área correspondiente para la posterior convocatoria a los diálogos regionales por el Acuerdo Nacional, bajo los principios enfatizados por la Unidad, de transparencia, coherencia, buena fe y calidad de la información, imposibles de cumplir en una Entidad que se protege en la reserva y la confidencialidad de la información; porque donde la información se convierte en un misterio, jamás podrá existir buena fe, transparencia, y calidad.

Más temprano que tarde se llegará al detalle de los procesos contractuales. En eso insistiremos y seremos tercos e incisivos hasta lograr el descorche de la botella en la cual se encuentra vertido el secreto del néctar que muchos se bebieron a costa de la tragedia de nuestras islas.

Lo que no se observó en relación al Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina de acuerdo a TRANSPARENCIA POR COLOMBIA:

La Estrategia Nacional para la Respuesta de Emergencias no contempla medidas o acciones para responder a escenarios de huracanes, puesto que las situaciones que menciona corresponden a: sismos, erupción volcánica, inundaciones, movimientos en masas, vendavales, sequía, incendios forestales, avenidas torrenciales y tsunami.

La debilidad de los instrumentos de planificación nacional frente a la posible ocurrencia de huracanes fue un factor determinante que afectó la oportuna respuesta de los actores institucionales a la reconstrucción del Archipiélago.

La Ley 1523 de 2012 estipula como regla general armonizar el ordenamiento territorial y la planificación del desarrollo en el Sistema Nacional de Gestión del Riesgos de Desastres, señalando que los planes de desarrollo y de ordenamiento territorial deben contener disposiciones y recomendaciones específicas en materia de gestión del riesgo de desastres.

La ausencia del escenario de huracanes en la Estrategia Nacional para Emergencias publicada en la web de la UNGRD, se convierte en una causa estructural a las demoras e improvisación en las acciones de respuesta para el desastre en el Archipiélago.

Esto constituye un factor que contribuyó tanto al impacto del fenómeno natural sobre la infraestructura de las Islas, como a las demoras e improvisación en las acciones de respuesta para el desastre.

La elaboración del Plan de Acción Específico para la Reconstrucción del Archipiélago no cumplió con las directrices contenidas en la Guía Técnica emitida por la UNGRD. En primer lugar, el PAE debía contener tres fases: Recuperación Temprana y Recuperación para el Desarrollo. Sin embargo, el PAERA fue desarrollado en solo dos fases: Reconstrucción e Intervención Estratégica, proceso totalmente diferente en su definición y etapas a lo estipulado por la misma UNGRD.

Las medidas especiales para la contratación establecidas en la Ley 1523 de 2012 se convierten en un obstáculo para la transparencia y una barrera para ejercer control ciudadano a los recursos invertidos en la reconstrucción del Archipiélago.

Se logró establecer que en los Sistemas Electrónicos de Contratación Pública -SECOP I y II, las entidades públicas involucradas en el proceso de reconstrucción no registran la información de los contratos, lo que imposibilita conocer los proveedores, montos, resultados u otra información relacionada con la contratación pública, manteniendo en total opacidad la ejecución de los recursos públicos.

Igualmente, se presenta una inconsistencia en relación al proceso de elaboración del Plan de Atención de Eergencia (PAE) ya que es necesario contar con Registro Único de Damnificados (RUD) como insumo para su elaboración; sin embargo, para el caso de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, se logró constatar que el RUD se definió con posterioridad a la elaboración del PAE.

Se creó una Gerencia General para la Reconstrucción en cabeza de Susana Correa, que no hace parte de la estructura organizativa del Sistema y debido a la incorporación de esta nueva actora en el proceso se generó confusión con las responsabilidades de dirección de la UNGRD establecidas por ley, lo cual facilitó una contratación oscura, direccionada, injusta, draconiana e irresponsable

Finalmente, se evidenció que la función por parte de la Gobernación del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina quedo relegada a funciones relacionadas con una única ejecución de obras en la Isla de San Andrés, sin responsabilidad alguna sobre la reconstrucción en Providencia y Santa Catalina.

Susana Correa : Fue la Gerente para la Reconstrucción de Providencia y Santa Catalina con funciones pero sin responsabilidades. Este cargo no existe en el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos de Desastres.

La Fundación Proarchipielago no es considerada como actora definida en la Ley 1523 de 2012 como parte del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres. No obstante lo anterior deberá ser objeto de una auditoría sana, objetiva, exhaustiva y sin prejuicios de parte del nuevo gobierno y la nueva Dirección de la Unidad y del Fondo.

El informe de gestión de la Unidad

Además de las políticas de largo plazo, los programas, estudios, proyectos, obras públicas, y asuntos jurídicos, el informe nos permitió de manera muy somera escuchar el relato de los funcionarios de la Unidad acerca de la dirección, la administración de los recursos, sus prioridades, proyección hacia el futuro y los temas prioritarios como el Plan de Reconstrucción del Municipio de Mocoa; la Atención a la emergencia sanitaria COVID – 19; El fondo “Todos somos PAZcifico”,la Atención a la emergencia por el paso de los huracanes ETA y IOTA en San Andrés, Providencia y Santa Catalina, en dónde se elaboró el Plan de Atención Especifica para la Reconstrucción -PAE- derivado de la declaratoria de desastre Departamental, para el cual se cuenta, de acuerdo a lo reportado por la Unidad, con un avance físico general del 71% de ejecución.

De acuerdo a la presentación y al relato, el 100% de los municipios de Colombia cuentan con índice de riesgo integral en materia de riesgo de desastres, y 32 departamentos cuentan con un perfil de riesgo multi-amenazas que le permite tomar decisiones a los territorios en materia de priorización de proyectos para reducir el riesgo.

El Plan Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, adoptado mediante Decreto Presidencial 308 del 2.016, bajo la responsabilidad de 20 sectores, 44 entidades adscritas, 32 departamentos y 102 municipios, ha obtenido una inversión de 26,9 billones de pesos. La mitad de una reforma tributaria.

¿Cómo opera el Fondo y su relación con Providencia, Santa Catalina y San Andrés?

El Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres -diferente a la Unidad- opera con una cuenta especial de la Nación, con independencia patrimonial, administrativa, contable y estadística, y recibe, administra e invierte recursos de origen estatal y/o contribuciones y aportes efectuados a cualquier título por personas naturales o jurídicas, instituciones públicas y/o privadas del orden nacional e internacional.

Sus objetivos generales son la negociación, obtención, recaudo, administración, inversión, gestión de instrumentos de protección financiera y distribución de los recursos financieros necesarios para la implementación y continuidad de la política de gestión del riesgo de desastres.

Los Recursos deben invertirse en la adopción de medidas de conocimiento y reducción del riesgo de desastres, preparación, respuesta, rehabilitación y reconstrucción, a través de mecanismos de financiación dirigidos a las entidades involucradas en los procesos y a la población afectada por la ocurrencia de desastres. El Fondo podrá crear subcuentas para los diferentes procesos de la gestión del riesgo.

Por este sistema de subcuentas han sido manejados los dineros del Archipiélago a través de un encargo fiduciario administrado por la Fiduciaria “Fiduprevisora”.

Lo dice “Fiduprevisora “

Dentro de la estructura asignada por la Ley, cuenta con una Junta Directiva, que es la que incorpora directamente al presupuesto del Fondo Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres, los recursos que reciba y que no correspondan a aportes del Presupuesto General de la Nación.

Los aportes presupuestales y las donaciones que recibe deben mantenerse en dicha cuenta como una reserva especial hasta tanto cumplan los fines establecidos por la ley.

La ordenación del gasto del Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres y sus subcuentas, están a cargo del Director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Eduardo José Gonzalez Ángulo, quien además de ser el Director de la Unidad, también lo es del Fondo, por delegación de acuerdo a la Resolución No. 107 de 2.020.

Junto a las asignaciones para San Andrés, Providencia y Santa Catalina : ¿Qué recursos le fueron asignados al Fondo Nacional de Gestión del Riesgo?

Al Fondo le han sido asignados TRECE BILLONES SETECIENTOS VEINTIOCHO MIL MILLONES DE PESOS ($13.728.000.000.000.00).

Fueron comprometidos DOCE BILLONES SESENTA Y DOS MIL MILLONES DE PESOS ($12.062.000.000.000.00).

Y pagados OCHO BILLONES CUATROCIENTOS TREINTA MIL MILLONES DE PESOS ($8.430.000.000.000.00).

¿Como han sido manejados los recursos de San Andrés, Providencia y Santa Catalina?

El Fondo ha recibido 1.270.165.263 donaciones en especie con motivo de la emergencia declarada por el paso de ETA y IOTA.

Los recursos del Archipiélago correspondientes al “Plan Archipiélago” y los huracanes ETA Y IOTA, han sido manejados a través de encargos fiduciarios por la “Fiduprevisora”, la Fundación Pro-Archipiélago , y de los que se pudo obtener alguna información, son los siguientes:

PRIMER ENCARGO FIDUCIARIO

SAIPRO – 1422 -2021

Convenio No. 9677 UNIDOS POR EL ARCHIPIÉLAGO

OBJETO: RECONSTRUCCIÓN DEL HOSPITAL DE PROVIDENCIA (909 M2).

PLAZO : 12 MESES.

VALOR : OCHO MIL OCHOCIENTOS OCHENTA Y NUEVE MILLONES TRESCIENTOS SESENTA Y CUATRO MIL TRESCIENTOS NOVENTA Y CINCO PESOS ($8.889.364.395.00).

APORTANTES :

FONDO NACIONAL DE GESTIÓN DEL RIESGO

GOBERNACIÓN DEL DEPARTAMENTO ARCHIPIÉLAGO DE SAN ANDRÉS, PROVIDENCIA YNP SANTA CATALINA.

Esta Imagen tomada por la periodista Amparo Pontón ilustra el estado de avance de la obra del Hospital de Providencia a un año y ocho meses del paso del Huracán Iota.

SAIPRO – 1422 – 2021

Convenio No. 9677 UNIDOS POR EL ARCHIPIÉLAGO

Suministro de carpas, colchonetas, frazadas, bidones, kits de aseo, kits de seguridad, catres, planta desalinizadora, elementos de bioseguridad y combustible, alimentos, entre otros, así como el apoyo al turismo.

Así como apoyo al comercio y turismo.

VALOR : CUATROCIENTOS SEIS MILLONES SETECIENTOS CINCUENTA Y OCHO MIL CUATROCIENTOS DIEZ PESOS ($406.758.410.00).

PARTICIPANTES:

FONDO NACIONAL DE GESTIÓN DEL RIESGO DE DESASTRES ADMINISTRADA Y REPRESENTADA POR FIDUPREVISORA.

CÁMARA DE COMERCIO DE SAN ANDRÉS Y PROVIDENCIA COMO COLABORADORA.

Otros encargos fiduciarios relacionados con Providencia, Santa Catalina y San Andrés.

Los otros encargos fiduciarios son SAI II, SAI III, y SAI IV en donde se han efectuado 84 contrataciones que no fueron publicadas amparados en la llamada reserva por excepcionalidad, y que es imperioso evidenciar.

Todo lo anterior para manejar el inventario de viviendas de las islas de Providencia y Santa Catalina, así: 1.976 casas; 908 en colapso total, 935 cubiertas afectadas y 133 sin afectación”.

Las cifras oficiales sobre ejecuciones deberán ser confrontadas por una nueva Dirección de la Unidad de Gestión de Riesgos de Desastres.

No es cierto, de ninguna manera, el contenido del titular del Periódico “El Tiempo” del 14 de julio pasado que dice : “Providencia, una reconstrucción para el futuro”.

Materiales de pésima calidad, defectos constructivos, vertimientos de aguas residuales, hacen que hoy los habitantes de las islas seamos menos resilientes y más vulnerables a futuros eventos de huracanes catastróficos que cada día descienden hacia el Sur del caribe meridional.

A todo lo anterior, cientos de trabajadores del continente llevados por los contratistas del interior, muchos abandonados a su suerte; otros buscando la oportunidad de quedarse en Providencia y Santa Catalina, utilizando mecanismos fraudulentos y uniones maritales de hecho, aumentando el desbalance y la sobrecarga poblacional.

En síntesis: A pesar de todas las eventualidades e irregularidades que se han presentado, la apariencia física de Providencia y Santa Catalina ha cambiado. Muchos están contentos porque han podido retornar a sus viviendas después de meses de “habitar” en carpas. Otros aún mantienen la paciencia en esa larga espera.

“Building back better”

Reconstruyamos mejor.

Y no lo hicieron….

Centro de acopio de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres en el sector de “Free Town” en la Isla de Providencia. Imágen captada por QUITASUEÑO.

Acerca de alvaroarchbold (215 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

2 Comentarios en EL EMPALME NACIONAL: UN ARCHIPIÉLAGO EN DESASTRE.

  1. ramon alejandro saucedo beron // 24 julio, 2022 en 8:41 am // Responder

    «reconstruccion» de ADZ y PVA..?; que hizo la «gerente» del fondo..?; que paso con la «reconstruccion/construccion» del nuevo hospital..?; que se han hecho los «obreros» que se llevaron a PVA para la «reconstruccion»..?; ¿y de los «refugios» que..?; y la «capacitacion» en que quedo..?…., se amplio pista del aeropuerto, pero se dejo de lado un hospital, «ultranecesario» en PVA..?; la «prevencion» permite se siga construyendo en zonas de riesgo, como playas y areas de ocupacion marinas…., ¿que hay de «prevencion»..? y si sigo no termino….., gracias por leer mis comentarios._
    cordialmente:
    ramon alejandro saucedo beron
    rasaucedoib@yahoo.com

    Me gusta

  2. Michael Pechthalt // 24 julio, 2022 en 9:19 am // Responder

    Excelente radiografía.

    Por los continuos hechos como estos por infinidad de años es que Petro llegó la presidencia.

    Lo decía el Ing. Hernandez en su campaña que no se necesitaba reforma tributaria sino impedir que se robaran los recursos

    On Sun, Jul 24, 2022, 8:49 AM QUITASUEÑO.COM http://xn--quitasueo-s6a.com

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: