SAN ANDRÉS: DESARROLLO PARA MI ES MÁS, Y PROGRESO ES MEJOR.

“Desarrollo para mí es más; y progreso es mejor”

¿San Andrés tiene futuro?

Entrevista sobre San Andrés, con Juan Diego Ayala, argentino, en programa de maestría en Estudios Medioambientales de la Universidad Noruega de Ciencias de la Vida (NMBU)

P/. ¿ Cómo entiende usted progreso y desarrollo?

R/. Es una pregunta amplia e interesante

Hay una forma de entender el desarrollo, y puede tener muchas variantes:

Desarrollo económico, en infraestructura, tecnológico o del conocimiento.

Es muy complicado definirlo, pero yo tengo un concepto un poco personal, por lo que he estudiado.

Hay definiciones de desarrollo de Naciones Unidas, de programas asociados, de agencias mundiales, europeas.

Para mi el desarrollo está asociado a la construcción a lo largo del tiempo de unas condiciones que superan las condiciones anteriores.

Es como una flecha que avanza, junto con el tiempo, hacia adelante. Es un concepto que siempre va atado a la economía.

P/. ¿Cómo se explica?

R/. Como la economía y el desarrollo a nivel global se miden con el Producto Bruto Interno (PBI) por año, entonces hay una idea de que el desarrollo implica producir mayor riqueza que el año anterior.

El mundo funciona de esa forma. Si uno no produce más que el año anterior, tu crecimiento se detiene, o baja, o eso es lo que se dice; y si el resto crece, y tú no creces, tu economía cae porque no generaste la misma cantidad de riqueza que los años previos

Por eso para mí lamentablemente el desarrollo siempre va atado a producir más.

“Más es mejor” es el eslogan del mundo actual.

P/.¿Dónde y cuando colapsa el desarrollo?

R/. Hay diferentes formas. Una de ellas es el cambio climático.

El desarrollo que nosotros tenemos a nivel global está generando emisiones de carbono, que están causando cambios planetarios.

No quisiera decir más huracanes, porque es algo que está bastante debatido, pero sí podrían cambiar las rutas, o cambiar la frecuencia de las tormentas tropicales y los huracanes, y evidenciar de repente ciclos no acostumbrados de esas tormentas.

Hollings descubre un modelo que parte de lo cíclico, en el cual hay un período de crecimiento, de explotación, después un período de capacidad de carga, e inevitablemente, después de todo eso, hay un período de colapso.

P/. Muchos continentales e inmigrantes a San Andrés y Providencia dicen que ellos trajeron el progreso a las islas.

¿Cuál es su opinión?

R/. Cualquier cosa que se quiera definir se debe hacer en base a quién lo piensa.

Hay unas personas que dicen: Nosotros trajimos el progreso.

Pero las personas que estaban antes no querían ese tipo de progreso.

¿El progreso para quién?

¿El progreso de qué?

El progreso, ¿cómo?

Podría hablar de culturas que no conocían la moneda, como tampoco el comercio, y eran culturas que vivían de una forma armónica, que tenían su pequeña economía de producción agrícola, y no conocían otra cosa.

P/. Es compatible con el sistema capitalista?

R/. Vivimos en un mundo que tiene unas reglas capitalistas.

En algún momento hubo otro sistema. Los dos pelearon; uno ganó , y fue adoptado como el sistema por defecto, porque antes no existía el capitalismo.

P/. ¿Cómo se medía en las islas el progreso antes de que existiera el capitalismo?

R/. No soy nativo de la isla, no podría decir, he hablado con mucha gente.

Los que creen que ha habido progreso, es porque consideran que en esta isla no había nada. Pensaban que era una isla subdesarrollada, con una cultura muy simple, y en su óptica pobre, nos remiten a la modernidad como comercio, a la modernidad como tecnología, internet, teléfonos, cosas que no había antes. Ellos consideran como progreso algo que te hace la vida más fácil, te da más herramientas y conexiones.

Ese progreso es lo que a esas personas les sirvió. El problema es cuando chocan dos culturas con ideales de progreso diferente.

Entonces :¿Cuál es el ideal de progreso que tenía San Andrés antes de la irrupción masiva de la cultura española o continental?

El ideal de progreso para la comunidad raizal podría haber sido el desarrollo de la navegación, el comercio con sus vecinos y el continente colombiano; mejorar la producción agrícola. La cría de ganado, la pesca artesanal, la construcción de sus viviendas con una arquitectura vernácula de gran belleza. Lo cierto es que no puede haber progreso si se pierde la esencia cultural, porque parte del progreso es la conservación de la memoria colectiva.

Ahora, también existe la posibilidad de adoptar nuevas costumbres o tecnologías si son del agrado o utilidad para una cultura.

Lo importante es no sobre – consumir, o sobrexplotar los recursos.

Hay muchos casos de culturas que vivían de una forma simple, a nuestra óptica occidental eurocentrista, que finalizan en un sistema de marginación por conocer las nuevas prácticas, y terminan vendiendo sus tierras; y el que viene quiere la tierra porque sabe que puede hacer un negocio. Quien tenía la tierra no tenía la mentalidad de hacerse rico: Simplemente de vivir en paz.

P/. ¿Desde su perspectiva qué actitud se debió haber tomado?

R/. Lo que tratamos de combatir es que un pueblo que se autodefine como más avanzado que otro, por una serie de asuntos tecnológicos , históricos e incluso económicos, imponga su cultura y su sistema sobre una cultura que es más vulnerable a esa imposición.

Viene una cultura más robusta que hace contacto con otra y trata de imponerse sobre ella, buscando reemplazar un sistema tradicional, por otro que viene de afuera, en el cual te dicen cómo y cuál es la forma de progresar, estableciendo una serie de roles, que si no estás dentro de ellos, te vuelves marginal.

No le puedo decir a alguien lo que tiene que hacer. Pero tampoco le puedo decir aquello que no tiene que hacer.

Si un pueblo va a adoptar algo de afuera, debe ser por voluntad propia. Si es algo impuesto, genera marginación y desconexión territorial.

P/. ¿Tiene algún ejemplo?

R/. Gobiernos de algunos países del mundo que dicen: “los leones se están extinguiendo”. Hagamos entonces, un Parque Nacional en ese lugar. Y el que está en lugar donde viven los leones, dice: “Bueno, pero esta es mi casa”.

Para la gente europea implica la creencia de que hay una conservación en un lugar donde la gente vive feliz. Pero para los habitantes del lugar implica que la están echando, simplemente porque ahí hay un recurso vivo que produce felicidad en mucha gente que nunca había viajado, o nunca viajará a ese lugar.

Es simplemente la idea o el ideal de felicidad, de que estamos haciendo algo como especie y no estamos matando los animales, cuando son los mismos habitantes de esos países desarrollados quienes van a cazar a esos lugares.

En San Andrés la marginación no se dió con la creación de un Parque Nacional sino con la imposición de un modelo económico exógeno a las islas, al margen de cualquier consulta o decisión de la comunidad.

P/ ¿Qué piensa en cuanto a la conservación?

R/. Hay mucho debate científico y filosófico sobre qué es la conservación y porqué y para qué se conserva la naturaleza.

Simplemente podríamos destruir todo.

Si destruyo mi hábitat, posiblemente la destrucción no me afecte, porque la destrucción va a durar más de lo que yo viva; entonces ese es el debate.

Lo que yo quiero conservar ahora no es estático, porque es algo que hace un millón de años no existía; y que no va a existir dentro de un millón de años.

Yo quiero conservar la idea que tengo de naturaleza como una fotografía de actualidad y eso filosóficamente y desde el punto de vista biológico – evolutivo no es una realidad. Es simplemente un mecanismo para mí, racional, del ser humano decir: “Nosotros hacemos daño”, tenemos que compensar conservando lo que exista.

¿Quieres conservar un bosque, tal como era ayer? Cómo era hacen diez años? Cómo era hacen cincuenta? A qué estado lo quieres devolver si está degradado?

Es muy difícil definir el estado natural de algo para que después nos lleve a decidir que vamos a conservarlo.

Esa conservación implica crear una fortaleza para que nadie pueda ingresar a ese territorio para la conservación.

Vivimos en un sistema en donde las cosas que subsisten son las que tienen valor. Si algo no tiene valor es muy probable que nadie le preste atención y lo terminen degradando como consecuencia de otra actividad.

Entonces, si una especie no tiene un valor económico, hedonista o espiritual, nadie se preocuparía por conservarlas.

La naturaleza juega con las mismas reglas del mundo humano. Solo que no lo saben.

Entonces, para conservar muchas veces no es suficiente decir, aquí vamos a hacer un Parque Nacional, porque hay otros intereses que también quieren estar ahí.

De todo esto surge el concepto de “colonización para la conservación”, porque los que cazan en los parques nacionales no son los nativos de la región, sino los europeos blancos que pagan sumas de dinero para cazar.

Hay intereses que quieren conservar, y muchas veces son las mismas entidades ambientales o ONG´s que se vuelven tan grandes, que comienzan a hacer mucho dinero, y a elaborar proyectos, porque si haces un proyecto de conservación, obtendrás financiación internacional, para hacer una conservación de la forma que cada quien quiere.

P/. Volviendo la mirada y el pensamiento hacia San Andrés:

¿Cuál es el estado actual de desarrollo?

Para mi es evidente que más que un estado de desarrollo, lo que existe es un modelo de desarrollo basado en el turismo.

Si alguien aterriza, y del aeropuerto va a su hotel en el centro, y no sale de ahí, no podría hacer este análisis.

Pero si te metes en otros lugares de la isla, vas a ver unos terribles contrastes entre la zona hotelera del centro , algunas partes del perímetro costero, y la zona interior o caminos interiores de la isla.

Primero, son contrastes. Intuitivamente se percibe como una urbe con edificios de 5 y 10 pisos, modernos, con vidrios de actualidad, mucho comercio “free shop”, venta de productos y licores, con viviendas mucho más simples, notablemente más precarias comparándolas con las otras, con estructuras debilitadas y degradadas por la meteorología de la isla, la crisis económica y social, las marcadas desigualdades, y las extensas zonas de marginalidad de la isla.

Se observa con claridad que hay una zona con una infraestructura más o menos desarrollada, frente a otra, que se encuentra en un estado de estancamiento y marginación en su desarrollo.

P/. ¿Progreso?

R/. El progreso es relativo.

Lo que observo es que hay gente que progresa con mucho esfuerzo, por lo general, como producto del derramamiento del turismo en la isla. Veo que las personas que han progresado son personas que han podido construir una mejor realidad personal con mucho esfuerzo, a través de la inserción de alguna manera en la economía turística. Eso lo podríamos entender como una forma de progreso en la economía familiar.

Pero si hablamos de progreso no podemos desconocer la parte cultural, y hablar de progreso cuando muchos te dicen que se están perdiendo muchos valores culturales, es difícil.

P/. ¿Quién progresa en esas circunstancias? ¿Cómo se progresa?

R/. Progreso puede ser también, progreso bueno o progreso malo, depende de cómo lo definas.

“Desarrollo para mí es más; y progreso es mejor”.

Generalmente se piensa que quien tiene dinero, progresa. Puede perderlo pero es muy factible que pueda recuperarlo y tener mayor acceso a una serie de beneficios que la gente sin dinero no tendría.

Esas reglas se establecieron con un sistema, porque antes no había dinero, y la gente vivía feliz, como me lo relataron muchas personas de la isla.

Desde el punto de vista de que uno tiene que pensar en cómo sobrevivir en el “día a día”, no hay progreso.

A todo lo anterior se agregan los componentes de los malos gobiernos, la política y la corrupción; la precariedad de la salud, la violencia, las drogas, la degradación del territorio, de los corales, los acuíferos, todo lo cual boicotea la posibilidad de progresar.

Para hablar de progreso, los niveles de violencia y la delincuencia deberían estar disminuyendo, no aumentando.

Con el tema del “progreso” hay que comenzar a hilar más fino, y empezar a distinguir entre lo que se puede ver a simple vista, y cómo eso impactó en la gente que vive en ese territorio.

P/. Entonces: ha habido o no progreso en San Andrés?

R/. Hay lugares en el mundo que han progresado en su forma social, y en su comportamiento; por ejemplo, en la parte ambiental y educativa; que han tenido unas gestiones de gobierno que han sido muy buenas, que han generado confianza en la gente; se ha reemplazado una economía informal por una economía formal; la gente tiene más suficiencia ambiental, acceso a agua, seguridad alimentaria, vivienda, derechos humanos respetados. Para mí eso es progreso.

Si existen 50 escuelas pero no están terminadas, o están mal hechas y se caen, o con profesores malos,  esas 50 escuelas no significa que estén progresando.

Una cosa es desarrollar, y otra es crecer socio culturalmente y de manera saludable, que es más lo que yo entiendo como progreso.

Cuando viene un volumen de gente incentivadas por el Estado por intereses políticos y de soberanía, y se establece en un lugar, se comienza a expandir, y hay un grupo autóctono, de menor escala en la cantidad de gente, y con valores muy establecidos, ante la llegada de otra cultura con muchas mezclas y diferentes orígenes, y diversidad de comportamientos, los valores culturales que se buscaba proteger, se van viendo atacadas desde diferentes frentes.

Las personas que vienen a establecerse en las islas, piensan : “Sí, yo vengo acá y no voy a dejar de ser yo por mudarme a este sitio. Y cada uno va aportando su granito de arena, y sin ser conscientes muchas veces, se va produciendo gradualmente, generación tras generación, una erosión cultural de aquella que estaba previamente, y la otra se va expandiendo, y se va produciendo una colonización cultural.

En San Andrés existe una cultura que tiene un interés en no ser destruida.

Y se ve atacada por una cultura que viene expandiéndose desde otro lugar, y desde la vereda opuesta está esa cultura que se va expandiendo, cuyos intereses son en principio la sobrevivencia, porque vienen de lugares de Colombia en donde hay mucha marginalidad, y se las arreglan para trabajar, muchas veces de manera precaria, y van creando lazos con otras personas acá; se van expandiendo, van progresando, y en esta situación se les presenta como algo casi invisible el daño que están ocasionando a una cultura que era muy unida, que era muy pequeña, sólida pero que en la misma insularidad, esos lazos culturales se vuelvan fuertes, pero a su vez, más propensos a una fragilidad, a ser invadidos por otra cultura.

P/. ¿Resulta evidente para usted esa situación?

R/. Sí. Es muy notoria y evidente.

Las culturas latinoamericanas tienen una tendencia a invisibilizar a los más pequeños, pensando en que el más chiquito se tiene que adaptar al otro, porque es como la mayoría.

Entonces, cuando entra esa cultura tan diversa y avasallante, absorbe a la otra, que no tiene las herramientas para hacerles frente, pensando en que viene gente, y es bueno, y tratemos de aprender también de ellos, e intercambiar culturas, y eso empieza como algo bueno, pero luego la afluencia de personas cambian la realidad que uno entendía como la realidad autóctona, y va produciendo un cambio en la actitud de la persona.

Primero es algo así como una euforia, para evolucionar hacia algo apático e indiferente, para convertirse finalmente en algo hostil.

Sucede igual con el turismo.

P/. ¿San Andrés tiene futuro?

R/. Futuro va a tener.

El problema es que puede que no sea el futuro que piensas tu, o yo.

Eventualmente la población se va estabilizar y va a declinar.

¿Cuándo? No se sabe.

Cuando todo esté agotado, incluyendo a los malos gobiernos, puede ser uno de los motivos.

O cuando la gente suba su nivel intelectual y empiece a tener una mejoría económica, y educativa, y empiece a planificar el número de hijos que tendrán, y con ello se empiece a aplastar la meseta de crecimiento.

¿Cuándo y cómo pasará?

Es difícil predecirlo.

Si no pasa eso, es posible que ocurra una especie de colapso, que haga económicamente inviable la vida en las islas, y mucha gente decida marcharse.

El turismo siempre tiene un período de crecimiento, y otro de estancamiento, y después del estancamiento, tienes que reinventar algo nuevo o declina.

Una economía que está basada en el turismo, está expuesta al declive del turismo, por cambios en el comportamiento de la gente hacia el mar;  pandemias, precios altos, violencia como Acapulco, distintas cosas hacen que la afluencia turística decline.

El turismo debe ser un componente más de una economía diversificada.

La diversidad da la resiliencia para el futuro.

Las islas que estaban emergidas a pocos metros sobre el nivel del mar van a tener un cambio evidente si el mar sube 20 cts.

San Andrés para mi entera es una ciudad con una población dispersa y expandida, con un costo alto y otras dificultades para proveer servicios.

Su belleza, su gente, su lengua y su cultura merecen el mejor y mayor de los respetos de parte de los gobiernos que se suceden uno tras el otro ciegos y sordos ante una realidad que los desborda.

Acerca de alvaroarchbold (193 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

5 Comentarios en SAN ANDRÉS: DESARROLLO PARA MI ES MÁS, Y PROGRESO ES MEJOR.

  1. ramon alejandro saucedo beron // 19 septiembre, 2021 en 7:21 am // Responder

    cordial saludo.- creo que el entrevistado ayala tiene razon…., que es progreso..?? y en el caso de ADZ-PVA, sencillamente se impuso una forma de vida no acorde con los isleños nativo-raizales, que tenian otra forma de ver y vivir su vida, creo que la vida en el territorio creole era mas aterrizada que la vida consumista que se ha impuesto en las islas ADZ-PVA.-
    ramon alejandro saucedo beron

    Me gusta

  2. Excelente!

    Me gusta

  3. Carlos i. Rodríguez Arango // 19 septiembre, 2021 en 12:36 pm // Responder

    Muy interesante el artículo, al igual que muy debatible pues en algunos puntos se centra sobre posturas muy personales. Pienso que las palabras progreso, desarrollo, medio ambiente no se pueden anteponer son formas que desde que el hombre apareció en la tierra se han ido fortaleciendo y lo que no conocemos en nuestro entorno y no lo traen otros son formas de desarrollo, de progreso y de cambio, el problema pienso yo, es que no respetamos lo que nos rodea y lo queremos implementar como lo imaginamos.

    Me gusta

  4. Nestor David Pibeds // 20 septiembre, 2021 en 5:18 pm // Responder

    Desde todos los tiempos algunos pobladores “los lideres” buscaron educación, empleo, entrenamiento en otros lugares del mundo… no fue ni es una “cultura estática” … tiene el dinamismo de todos los conjuntos humanos. Lo lamentable es no respetar sus saberes por parte de nosotros y la aceptación y pasividad de los Raizal es de un modelo más fácil .

    Me gusta

  5. Buenas opiniónes y conceptos de, Juan Diego Ayala que lo ponen a uno a pensar en el futuro de las islas ante los casos de corrupción, violencia, inmigración desmesurada el repetido colapso del sistema de alcantarillado. No hay una norma que controle el hecho que cualquier flraneo importa y monta desde el interior del país un alquiler de vehiculos de todo tipi, de tal forma que el circulante se va, de la isla. Hoy en día no hay donde parquear por el creciente número de mulitas que se toman las calles y sitios de parqueo. No hay control

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: