LA ESTRATEGIA SUECA : COVID-19

Por: Jairo Archbold Núñez

Desde Estocolmo (Suecia)

II.

En esta entrega voy a referir los principales elementos sobre los que se ha centrado la experiencia sueca para enfrentar el covid-19, habiendo ya transcurridos seis meses de declarada la pandemia y por qué esta despertó tanta controversia a nivel internacional.

Suecia es en la actualidad uno de los países con menos contagios y fallecidos en toda Europa.

No obstante las 5846 defunciones contabilizadas hasta el momento, me gustaría resaltar el trabajo y los resultados mostrados por el doctor Anders Tegnell, una de las cabezas visibles en la estrategia implementada por el gobierno sueco, quien hace parte de la Agencia de salud pública del Estado, ejerciendo como jefe del departamento de epidemiología.

Participante en las investigaciones contra el virus del Ebola, se ha convertido en una de las figuras públicas más queridas por la sociedad sueca.

Desde sus inicios, el doctor Anders Tegnell identificó que el covid-19 iba a permanecer largo tiempo entre la población, y que por los efectos psicológicos negativos que podía despertar en la salud mental de las personas, no era prudente encerrar a sus habitantes por tanto tiempo.

Una sociedad es una estructura muy compleja que no se puede abrir o cerrar de manera recurrente con inhumanas cuarentenas. Los efectos pueden ser devastadores.

Frente a semejante realidad su propuesta fue clara y precisa: responsabilidad, distancia social, no aglomeraciones y disciplina individual.

Valga la pena hacer mención a todos los esfuerzos realizados por el personal paramédico de los grandes hospitales del país, que con su trabajo y entrega evitaron que el sistema colapsara en sus momentos más críticos.

Sueco con Tatoo del Dr. Anders Tegnell

Los hechos.

Cuando nos remontamos a los meses de abril y mayo de 2020, picos de la pandemia para el país escandinavo, se dieron momentos en los que se llegan a contabilizar más de un centenar de defunciones diarias. En los actuales momentos las muertes por día no pasan de un dígito e incluso hay jornadas en los que ninguna persona ha fallecido. El 15 de abril de 2020 para citar un ejemplo, solo en la ciudad de Estocolmo en las diferentes unidades de cuidados intensivos se encontraban 224 personas y 800 más siendo tratadas por distintas manifestaciones relacionas con el virus.

Y como dato curioso, aunque el número de mujeres tratadas por el virus ha sido mayor que el de los hombres, en el conteo total de fallecidos en todo el país, los hombres encabezan la cifras con un total de 3796,frente a las 2650 mujeres que fallecen como consecuencia del virus.

Otra muestra interesante la constituye la de los enfermos en cuidados intensivos. Sobre estas cifras los voceros de los distintos gobiernos no siempre ofrecen información, provocando un enorme vacío en el análisis del comportamiento del virus.

Durante las primeras semanas de impacto de la pandemia en el país, este indicativo ayudaba a establecer, si la enfermedad continuaba creciendo, decreciendo o si se mantenía. Su importancia en este momento es relativa, más, cuando un sinnúmero de pacientes jóvenes que no requieren de atención hospitalaria se han convertido en el blanco favorito del patógeno.  

¿Por qué despierta tanta controversia en los medios internacionales la estrategia sueca de oposición a las cuarentenas y los tapabocas?

Mientras los gobiernos de diferentes países del mundo se apresuraban en la declaración de rígidas cuarentenas y en el encierro forzado de sus habitantes como una forma de controlar la expansión del virus, los suecos respondían siguiendo al pie de la letra las indicaciones diarias que les hacía el doctor Anders Tegnell, que entre otras, le recordaba a sus ciudadanos la responsabilidad y la disciplina que debían mostrar para enfrentar el virus, sin necesidad de recurrir a medidas extremas como el encierro colectivo.

Policía observando aglomeración en restaurante de Estocolmo.

Estas dos expresiones, disciplina y responsabilidad constituyen uno de los pilares fundamentales sobre los que se edifica la sociedad sueca en el último siglo y en ellas radica una buena parte de los éxitos logrados por esta nación los últimos setenta años.

Lo que quiero decir es que existe un respeto profundo por las diferentes expresiones de la subjetividad que afloran en los individuos, pero al mismo tiempo emerge un enorme sentido de lo colectivo, especialmente en momentos en los que la nación requiera del concurso de todos sus pobladores. Es el legado del socialismo sueco de otros tiempos que identifica de una manera clara cuando el interés colectivo se encuentra en juego.

Simultáneamente, la sociedad sueca es muy celosa de sus libertades individuales y no tolera restricciones con cuarentenas, ni límites a sus necesidades de desplazamiento, valga decir, una de las grandes conquistas de la modernidad.

En momentos en que la situación parecía salírsele de las manos y las críticas llovían sobre los hombros del doctor Anders Tegnell, el mismo primer ministro sueco Stefan Löfven respondió:

(…) aunque quisiéramos, no podemos hacerlo, pues no existe ninguna norma constitucional, ni marco jurídico que permita declarar cuarentenas, o simplemente encerrar a la gente de forma unilateral (…)

Como vemos la salud también es un tema político y lo anterior podemos confirmarlo en el uso que diferentes gobernantes del mundo le han dado al tema de la pandemia. Algunos han utilizado las cuarentenas para aumentar sus aires autoritarios. Los hay, también quienes han desnudado las falencias colectivas de sus sistemas de salud, como lo demuestran las casi 200.000 personas fallecidas en los Estados Unidos de Norteamérica.

Otros efectos positivos.

Otro de los efectos positivos de la estrategia sueca frente al covid-19 tiene que ver con la unidad de mando observada por la Agencia de salud pública del Estado.

Ni siquiera en los momentos más difíciles, los planteamientos del doctor Anders Tegnell, fueron cuestionados.

Fue en el mes de abril, en el pico de la pandemia, en el que parece presentarse una fisura cuando 22 investigadores publicaron un documento en el que criticaban abiertamente las propuestas del doctor Anders Tegnell.

La semana que termina uno de los firmantes de este documento acusatorio se ha retractado públicamente. Refiero lo anterior, porque en los Estados Unidos de Norteamérica su jefe de epidemiología Anthony Fauci ha sido muchas veces ultrajado y desautorizado públicamente por Donald Trump, a través de los medios por mostrar su solvencia, independencia e integridad frente al covid-19. Mientras tanto su par en la nación sueca empieza a ser considerado como un héroe nacional.  

Los dolorosos momentos que se cernían sobre el país exigían el esfuerzo de cada uno, de esa forma lo entendimos y así lo seguimos asumiendo.

Mientras tanto las muertes se multiplicaban por toda Europa, en España, Italia y Reino Unido miles de personas murieron durante los meses de abril y mayo. Centenares de ancianos de todos estos lugares y en la misma Suecia sucumbieron al virus tenebroso, y al día de hoy, finalizando la temporada estival, nada vislumbra un inminente final de la pandemia.

Con el ciclo invernal que se avecina, existen serios temores que una nueva oleada pueda ensañarse con el viejo continente, como lo indican los recientes rebrotes en España, el mismo Reino Unido e Italia.

Dr. Anders Tegnell, epideomólogo considerado héroe nacional sueco.

¿El uso del tapaboca?

A la par de su rechazo de las cuarentenas, el otro tema en el que se centró la atención internacional sobre la forma de proceder los suecos frente al covid-19, tuvo que que ver con el empleo del tapaboca.

Con muchos detractores de por medio, en sus intervenciones el doctor Anders Tegnell siempre se mantuvo firme en su convencimiento sobre la ineficiencia del uso del tapaboca en espacios públicos, pues le transmite la idea a las personas de que no hay porqué tener distancia y en muchas ocasiones las personas podrían salir a la calle aún estando enfermas.

La manipulación permanente del tapaboca por parte de sus usuarios también fue objeto de muchas críticas. ¿Qué tipo de limpieza puede existir en un artefacto que es tocado y manipulado en todo momento con las manos limpias o no?

Pero tal vez el argumento más importante frente a la inutilidad del tapaboca es el pobrísimo material científico publicado hasta la fecha y los muy poco casos estudiados.

Lo que en pocas palabras equivale a decir que no existen pruebas, ni material científico suficiente que sustente la eficacia de su uso. Hoy, con el viento a su favor, Tegnell simplemente dice, (…)el que quiera utilizar su tapaboca, que lo haga (…) aunque esté totalmente convencido de su precaria efectividad.

El tapaboca funciona claramente en clínicas y hospitales. Ese es su espacio natural.

Pese a lo anterior, no quiere decir que algunas personas lo utilicen, por ejemplo, en el momento de abordar los servicios colectivos de transporte y en sitios donde se presenten aglomeraciones.

Aun así, se trata de un grupo bastante reducido. En el ambiente existe cierta indisposición y repulsa entre la población frente a su uso, y no siempre ven en él la asepsia que muchos reivindican.


Conclusión

Para finalizar, sin que nada esté garantizado a mediano o largo plazo, y con un virus de comportamiento impredecible, es muy difícil cantar victoria tan temprano.

Se perdieron muchas vidas, especialmente en los ancianatos, lugares que requieren una reforma estructural, pues fueron privatizados por la oleada neoliberal de los noventa, que dicho sea, comprometió la calidad de los servicios prestados a la generación que hizo de Suecia una nación moderna.

La sociedad ha quedado en deuda con muchos de sus mayores fallecidos y para compensar esta deuda, el Estado le ha inyectado esta semana varios billones de coronas al sistema que debe responder por el bienestar de los ancianos.

Hubo indisciplina social, sí hubo. Suecia es un país con inviernos extremadamente fríos y prolongados. Cuando sale el sol en tiempos de verano, es comprensible que la gente se aglomere y busque el contacto que tanto requieren los humanos.

Muchos restaurantes, bares y cantinas fueron clausurados y/o llamados al orden por presentar aglomeraciones.

En fin, ha sido uno de los veranos más inciertos que recuerden las personas nacidas en este país. El futuro no es claro, se han perdido muchas plazas laborales, el PIB de la nación se ha visto afectado ostensiblemente, y el sector turístico y comercial ha vivido los peores momentos de su historia.

Acostumbrados a su pragmatismo cotidiano, la vida continúa para los suecos, en espera que mejores tiempos aparezcan.

Solo esperamos, con el favor de los dioses, que los próximos meses regrese la calma. No quedan fuerzas para enfrentar más muerte y más pandemia.-

jairo.archbold@gmail.com

Acerca de alvaroarchbold (169 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

3 Comentarios en LA ESTRATEGIA SUECA : COVID-19

  1. Camila H. Y. Forero Ramírez // 12 septiembre, 2020 en 12:46 pm // Responder

    Hola Jairo, en Colombia la construcción del ideario colectivo es muy frágil, y diría que inexistente.

    Me gusta

  2. Carlos Julio Moreno Rodríguez // 12 septiembre, 2020 en 12:59 pm // Responder

    Excelente información, lo que nos indica el sometimiento dictatorial y amañado de los gobernantes de turno porque no se asesoran debidamente de los verdaderos especialistas y ejemplos a seguir para no maltratar al pueblo y adultos mayores diciendo que “los están protegiendo y Psicologicamente los estan matando con el pánico difundido por los gobiernos y los medios, prueba de ello la violencia desatada en el interior del país, la gente está cansada del encierro. Gracias

    Me gusta

  3. Guido Garcia Guerra // 13 septiembre, 2020 en 2:19 am // Responder

    Lo mejor que he visto publicado para la gente de colombia y en especial para su pueblo nativo estamos a años luz de su aplicación aquí en colombia con este gobierno titere

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: