SAN ANDRÉS: LA SOMBRA DEL TIMOTHY BRITTON.

Hospital Santander de San Andrés, Islas.

II.

Sombra

Tras los llantos o el último gesto del sol

Nada queda.

Dejadla quieta…

Santiago Montobbio (Poeta Catalán)

La Ley 100 de 1993 sería la sentencia de muerte del Hospital Santander de la isla de San Andrés que a muchos nos vió nacer. Obligaba a todos los hospitales públicos de Colombia a transformarse en Empresas Sociales del Estado.

La Ordenanza No. 033 de 1994 expedida por la Asamblea del Departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina autorizó al Gobernador la transformación del Hospital, lo cual quedó plasmado en el Decreto No.141 de 1996, expedido por el Gobernador Antonio Manuel Stephens.

Nació de esa forma la “ESE Hospital Timothy Britton”.

Su existencia, crecimiento y desarrollo dependería de una adecuada y eficiente venta de servicios hospitalarios, y un buen manejo de sus gastos y egresos que tuvieran una relación directa con la operación de la empresa social recién creada.

Pero como (…del dicho al hecho hay mucho trecho (…), la Empresa Social, que además del Timothy Britton asumió los Centros de Salud de La Loma, San Luis, Barrio Obrero, Cocal y, el Hospital de Providencia, en un abrir y cerrar de ojos, empezó a tener dificultades para una adecuada operación.

Empezando por la politización, poco a poco se fueron enquistando y alojando en la entidad prácticas administrativas ilegales que ante la ausencia de una dependencia de control interno, y una actitud de supervisión de los miembros de las juntas directivas, permitieron que el virus prosperara.

A manera de ejemplo, algunos médicos especialistas que utilizaban los servicios de la ESE para sus prácticas y procedimientos privados, dejaban de facturar constituyéndose en una carga financiera y “costos invisibles sin facturar”. Así mismo, sobrecostos en la adquisición de elementos hospitalarios y farmacéuticos; para aseo, lavandería, mantenimiento, entre otros.

No es extraño escuchar de quienes prestaron sus servicios en el hospital que el hurto continuado de objetos, víveres y alimentos salían escondidos en bolsas de basura.

Lo anterior, aunado a la ausencia en Colombia – para la época – de una universalización de la salud, a las Empresas Sociales del Estado se les asignaban cupos anuales para la atención de la población pobre sin afiliación al régimen contributivo. Si llegaban por urgencias al Timothy Britton, debían ser atendidas, y cuando el cupo se encontraba agotado la Empresa Social debía asumir el costo, lo cual se agravaba si el paciente debía ser mantenido en hospitalización.

La falta de mantenimiento de las instalaciones llevó a la Gobernación a efectuar en el 2007 una inspección visual del “Timothy Britton”, encontrando en el área de urgencias, consulta externa y laboratorio, agrietamiento sobre los dinteles en espacio sobre puertas y ventanas, desprendimiento de recubrimiento con riesgo para la integridad de los usuarios. Y en otras áreas, como la zona de caja, estadística, facturación, hospitalización, enfermería, lavandería y mantenimiento, pérdida de la cubierta de acceso, humedades sobre paredes y muros, fisuras en diagonales sobre muro, pañete, columnas y vigas, así como pérdida total del recubrimiento en elementos estructurales.

Hospital Timothy Britton al momento de su liquidación

Con el fin de paliar la problemática de la ESE Timothy Britton, el gobierno nacional aportó en dos oportunidades -2000 y 2001- dineros equivalentes a Seis mil ciento cuarenta millones de pesos ($6.140.000.000), lo cual no fue suficiente para salvar una Empresa Social con serios inconvenientes de índole administrativo y operacional. Los problemas estructurales continuaron y la facturación siguió siendo el cáncer de la ESE.

Deudas impagables a profesionales y trabajadores; a proveedores y empresas de servicios públicos; el desgreño y el colapso de la planta física y equipos del hospital que comprometían de manera irreversible su sostenibilidad y operación llevaron a su liquidación, la cual fue autorizada por la Asamblea Departamental del Archipiélago, y ordenada por el Gobernador el 9 de abril de 2007, mediante decreto No. 0126.

Si el Ministerio de Protección Social le hubiese dado el visto bueno -que no lo hizo-a la nueva ESE Hospital Departamental de San Andrés creada por el Gobernador Álvaro Archbold Núñez, mediante Decreto No.163 del 30 de mayo de 2007, posteriormente revocado, estoy absolutamente seguro que estaríamos abocados a una segunda liquidación de una Empresa Social del Estado en nuestro Departamento.

La sombra del “Timothy Britton” sigue rondando la salud de este archipiélago, que se refleja en un espejo que nos sigue, nos persigue y no nos abandona.

“Sombra que nunca sales de tu cueva” en el poema de Alberti “Invitación al aire”.

Aerofotografía del Hospital Timothy Britton

Acerca de alvaroarchbold (165 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

1 Comentario en SAN ANDRÉS: LA SOMBRA DEL TIMOTHY BRITTON.

  1. Hernán Jiménez Madrigal // 21 julio, 2020 en 10:17 pm // Responder

    Uno de los muchos problemas graves de los que adolece nuestra democracia (por no tratar el asunto desde la globalidad de la mayoría de las democracias actuales trufadas de democraticismo) es que no prevén la idoneidad técnica de sus gobernantes y solo se empalagan en garantizar la equidad de oportunidades para la elegibilidad. Eso da en la elección de ciudadanos que enmarcados en unos mínimos requisitos, terminan asumiendo cargos para los que no están capacitados, y sin tener siquiera el indispensable talante y la sindéresis administrativa para buscar la ayuda técnica indispensable para el cumplimiento de ciertas funciones de su obligación cuando su desconocimiento de las mismas se lo demande. Es mejor preguntar al que sabe que improvisar en lo que se desconoce. Todos esperamos de un médico, no que cure, pero sí que sepa utilizar los métodos diagnósticos y terapéuticos rudimentarios. De la misma manera, uno esperaría que un gobernador y un secretario de salud que se ven abocados a un problema de salud históricamente tan grave, se asesoraran debidamente de las personas que sí conocen el asunto (local, nacional y mundialmente; expertos)a la hora de presentar un proyecto fundamental como es el modelo de salud para nuestro archipiélago, y no que en la mitad de una inesperada crisis de salud se venga a improvisar y a exhibir los pocos o nulos conocimientos sobre el asunto, y —sobre todo—, la falta de competencias para recurrir como se debiera a quienes conocen de la materia. Las ESE en el país son el emblema del fracaso administrativo en la salud como ya se ha demostrado hasta el hartazgo por expertos en múltiples foros y tratados; y de la de San Andrés, Providencia y Santa Catalina dan cuenta, no solo el anterior escrito del doctor Álvaro Archbold, prolijo y suficiente, sino este que comento, y redundantemente los incisos introductorios del proyecto en que se oficializa por parte de la gobernación actual a través de su secretaría de salud una ESE, que solo significó un descalabro administrativo y de salubridad durante los años que duró y se reestructuró y se volvió a desestructurar hasta que después de convertirse en un pozo sin fondo y una traba perpetua para brindar la debida atención en salud, devino en una severa cefalea de intensidad 10/10; y finalmente se liquidó con la esperanza de qué tal adefesio institucional no se volviera siquiera a mencionar, hasta ahora que la sombra parece reaparecer en lontananza…
    ”..la sombra de la nada aquella.
    Mas si nada fue,
    y lugar no tuvo,
    dice que no quiere últimas patrias,
    hechas con epitafios de yeso, la sombra ésta.
    La sombra que en cada espejo con mi rostro aún veo,
    la pobre
    y ésta que aborrece los epitafios y el yeso,
    la que nada fue y la que nada pide. Nada.
    Sólo nada. ¿No lo oís? dejadla quieta.” —Santiago Montobbio (Barcelona, 1966)
    Hernán Jiménez Madrigal

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: