SAN ANDRÉS ISLAS : MÁS ALLÁ DEL CORONAVIRUS

EL GOBERNADOR Y SUS RESPONSABILIDADES.

(I)

Aunque en más de medio planeta se expande a velocidades sorprendentes el miedo y terror a la ya declarada pandemia del coronavirus, la sensación que se tiene desde lejos es que la mayoría de los habitantes de las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, conviven en el día a día como si nada fuera a pasar. Así somos, y no queremos enterarnos de nada que nos recuerde que somos vulnerables, convencidos de que nuestras vidas se definen en medio de un reguetón o de un perreo, grinding, bumping o booty dancing.

Esta infección que escandaliza más por los impactos económicos en las economías poderosas, que por la morbilidad o mortalidad que genera frente a las pestes y otras pandemias, de llegar a las islas podría ser muy grave.

Dentro de la insularidad que geográficamente nos determina, nos encontramos inmersos en un rosario de problemas que por diversas razones no se han sabido, o no se han podido gestionar, y que de no enfrentarse, segundo a segundo, su aplazamiento podría ser una estocada más a la comunidad de las islas.

Pero no todo es malo, y no se pretende observar nuestra insularidad en blanco y negro.

Desde el ámbito financiero, el nuevo gobernador posesionado el pasado primero (1o.) de enero, Everth Hawkins Sjogreen, encuentra un balance a diciembre de 2019 con dineros en bancos equivalentes a la suma de TRESCIENTOS SETENTA MIL MILLONES DE PESOS ($370.000.000.000.00). Algunos recursos se encuentran comprometidos, aunque muchos no.

Cuantiosas sumas de dinero pueden ser la felicidad de un mandatario, pero también su desgracia y la del pueblo que lo eligió, de no estar a la altura de la vara engrasada para obtener el premio.

Existen dineros provenientes del Sistema General de Participaciones, tarjeta de turismo, asignaciones por regalías, transferencias del sector eléctrico, apoyo a programas de desarrollo de la salud, ley 1a. de 1972, impuestos de industria y comercio, predial, vehículos automotores, consumo de cerveza, licores y cigarrillos, mercancías extranjeras, regalías petrolíferas, fondo cuenta FODESEC, estampilla pro – cultura, Simit, entre otros.

Por ahora, las finanzas públicas del Departamento continúan en un buen momento, que podrían afectarse, eso sí, si se presentaran positivos con coronavirus, y si presentándose, la gestión de la enfermedad no sea la adecuada, y finalmente tengan que cerrar las islas y colocarlas en cuarentena, como el mejor acto de solidaridad y responsabilidad. Duro sería para una sociedad que se ha caracterizado por ser el ejemplo de todo lo contrario.

Pero más allá del coronavirus, el panorama del gobierno es más complejo. La gobernación desde el 2008 ha sido atacada de manera sistemática por ciudadanos de las islas, con acciones populares y de tutela, ante el incumplimiento de las obligaciones constitucionales y legales del Departamento, que en muchas ocasiones ha conllevado a sanciones pecuniarias y desacatos contra los gobernadores, con compulsas de copias ante la Fiscalía y Procuraduria, y cuyas víctimas ven cómo se degrada y deteriora la vida y el territorio. Pero esto será tratado en detalle en otra entrega.

Los ojos siguen puestos en el Gobernador, y cada paso que da lo están monitoreando; de ello puede estar seguro. Por eso, Señor Gobernador, con el mejor ánimo, el respeto, y las mejores intenciones, siéntese todo el tiempo que pueda en el Coral Palace; y haga ese ejercicio diario de responsabilidad y disciplina administrativa que un día fue nuestra hoja de ruta. Y desde ya fulmine, como hay que hacerlo, sin soberbia ni aspavientos, a aquellos funcionarios del nivel directivo que nada bueno le aportarán a su gestión; porque “más vale colorado una vez, que mil veces descolorido”

Un buen gobernador no puede ser atrapado por ninguno. Por encima de él solo debe estar la ley, el bien común, y el interés general. No puede llevar ese peso en sus espaldas.

No podemos volver a lo mismo. No queremos nuevas elecciones. Y necesitamos que un raizal salga por la puerta grande. Tiene un entorno favorable y es la abundancia de dinero que fluirá por las arcas del departamento durante el cuatrienio que comienza.

Sólo el gobernador puede decidirlo.

Acerca de alvaroarchbold (158 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: