EL PROBLEMA RAIZAL

Por : Alvaro Archbold Núñez*

“San Andrés” Acrílico de Myriam Coronado. 2017.

Con motivo de la decisión del gobierno nacional de encargar a un gobernador militar para el Archipiélago, QUITASUEÑO publica un escrito de su editor del año 2003, el cual por espacio de 15 años permaneció escondido en sus archivos.

“Marzo de 2003: la primavera tropical del Caribe comenzó con un evento sin igual en la vida académica de las Islas. El Seminario Internacional sobre cultura afrocaribe organizado por la Universidad Nacional, que tuvo como tema principal, la contradicción entre RESPETABILIDAD Y REPUTACION, teniendo como invitado especial al Antropólogo de la Universidad de Otago (Nueva Zelanda), Phd. Peter Joseph Wilson. Cabe destacar que el Profesor Wilson desarrolló una investigación en los años 70 en la Isla de Providencia de cuya experiencia escribió el libro CRAB ANTICS o LAS TRAVESURAS DEL CANGREJO.

No quiero abordar el análisis de estas TRAVESURAS aunque valdría la pena dedicarle buena letra y buen espacio. Me contaba Wilson, que enamorado de OLD PROVIDENCE y de sus habitantes, había escogido Providencia como escenario para esa inolvidable experiencia antropológica, por ser una Isla retirada, apartada y casi desconocida. Y estoy seguro que como buen Antropólogo, su deseo además de penetrar en la intimidad de la vida de los pobladores, era contarle al mundo académico su experiencia en una Comunidad que durante siglos había permanecido casi desconectada de los sucesos de la historia de no ser por eventos circunstanciales que la ligaron con otros de la historia universal.

Peter Wilson (q.e.p.d.). Imágen tomada de Cuadernos del Caribe publicada por la Universidad Nacional de Colombia. Año 2007. Cuaderno No. 10.

Invitado por la Universidad Nacional, presenté una ponencia sobre el tema “Población, Lengua y Medio Ambiente como factores que determinan la sobrevivencia de la cultura en una Isla del Caribe”, haciendo referencia, obviamente, al caso de la Isla de San Andrés en el período más importante de su vida política e institucional: La segunda mitad del Siglo XX.

Inicié la ponencia con la exposición del mito de Caín y Abel (recordando una lectura de Hans Magnus Enzensberger) en donde quedó expresado el conflicto entre nuestro tronco nómada, y nuestro tronco sedentario. Abel se dedicó a criar ovejas, y Caín se dedicó a cultivar la tierra. El conflicto territorial terminó con un asesinato, pero el meollo de la historia consistió en que el sedentario luego de darle muerte al nómada, es castigado: “Andarás vagando por el mundo, sin poder descansar jamás”.

Con esta introducción quise referirme a cómo a lo largo de los siglos se conforman una y otra vez concentraciones estacionarias de población , pero que al lado de ellas, lo normal ha sido ver el desarrollo de grandes expediciones de saqueo y de conquista, destierro y exilio, comercio de esclavos, secuestro, colonización y toma de prisioneros, estando una importante parte de la humanidad migrando.

Y esa es la historia del Caribe, en donde al ser brutalmente extinguidas las poblaciones precolombinas, fueron sustituídas por los negros, creoles, europeos blancos, hindúes, chinos, japoneses, javaneses, judíos y sirio – libaneses. Y San Andrés no sería la excepción aunque sus procesos migratorios tuvieran particularidades diferentes.

La conclusión de esta exposición fue la pérdida para San Andrés y para las comunidades ancestrales de gran parte de su espacio territorial, de su patrimonio natural, cultural y arquitectónico; y en general, de la incapacidad de promover el interés común, condición esencial para el desarrollo de la sociedad civil y de la gobernabilidad.

Mi sugerencia al final de la exposición fue la necesidad por parte del Estado de iniciar un debate y un diálogo acerca del Problema Raizal desde la Política, la Historia, la Etnología, la Antropología y la Sociología.

Lo que aquí existe es un problema histórico que debe ser abordado ya. Es algo que no admite espera, porque está allí, calentándose en medio del silencio y la indiferencia de todos los que aquí vivimos. Es algo que debe ser tratado con buena disposición y una enorme dosis de tolerancia porque lo que se tiene que decir es precisamente lo que muchos no quisieran o quisiera escuchar. No será esta la razón que tuvo el Presidente Uribe para dejar el tema como un epílogo del pasado Consejo Comunitario?

El problema es tan complejo que no se trata ya de saber si soy o no “half and a half”, asimilado, engendrado o absorbido por la Madre Patria; tampoco lo es el conflicto entre Colombia y Nicaragua. Va más allá y pasa por un largo recorrido por la incorporación; por la adquisición y la pérdida del territorio y de los espacios políticos; por las oportunidades, los arraigos y desarraigos; por la inclusión y la exclusión; por la psicopatía del “síndrome de apatía” frecuente en nuestra población nativa.

Por las palmaditas y las bofetadas silenciosas, y el eficaz y persistente trabajo de las Iglesias. Por los que asistimos a las buenas escuelas y universidades y aquellos que por la mala suerte y las inequidades de la vida de la sociedad tuvieron que permanecer por siempre en su territorio, añorando que los hijos de esta tierra regresaran algún día a devolverle algo a su terruño. Por los que siempre nos tenemos que ir sin saber si algún día podremos retornar. Por quienes en esta Isla nos hablan o nos ignoran; por quienes nos miran bien o mal o ni siquiera nos miran , llevándonos a los ángulos de la invisibilidad e indiferencia.

El Problema Raizal es un largo viaje que ha comenzado para algunos, que desde ya conocen su destino. Otros aún no lo hemos iniciado porque nos apartamos o nos apartaron al inicio del camino. Es un túnel con muchos ángeles, demonios y fantasmas fabricados en nuestro inconsciente por siglos de mitos y leyendas; desde aquel buen puritano del 600 que terminó escapándose de Providencia por ser bueno, hasta el pirata intrépido y astuto que aún surca nuestras aguas del Caribe.

Y aunque duela o no queramos entenderlo, el problema está allí, en todas partes! Peter Wilson se atrevió a tocarlo y percibió cuán profundo es el abismo, utilizando tan solo dos conceptos: La Respetabilidad y la Reputación.

Respetabilidad como resultado de la dependencia colonial y eje de la jerarquía en un mundo originalmente diseñado para otros, por los europeos poseedores del poder.

Y la Reputación como una respuesta a la dependencia colonial y a lo elusiva que es la respetabilidad.

Como un volcán en las profundidades del mar, el problema raizal de manera sistemática hace erupción, y el calor engendrado por la lava, ilumina el firmamento impidiendo que seamos indiferentes”

Si nos equivocamos o no; o si la corrupción tocó lo más profundo de nuestro tejido dejando una raya en el pequeño caballito de mar que siempre nos identificó, debemos sanar nuestras heridas, e impregnar de bálsamo nuestros corazones.

Y así las cosas, reivindicar nuestra reputación y respetabilidad.

Acerca de alvaroarchbold (153 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

3 Comentarios en EL PROBLEMA RAIZAL

  1. El analisis socio juridico y antropológico que hace el columnista rememorando la esencia historica del problema de la eterna lucha por la autonomía individual del hombre y la defensa de su territorio y costumbres, es si lugar a dudas un magnifico resumen del devenir historico de nuestras sociedades.
    Tobe or not tobe that’s the questions. Nos enseñó el gran Shakespeare. Esa misma pregunta debemos hacerla a nosotros mismos todos los dias. Solo la Dignidad de una etnia, el decoro, y el.sentido del deber ser del servidor publico al servicio de sus gentes, mas una comunidad respetuosa de sus tradiciones y su propia identidad bajo la egida del respeto por el derecho ajeno y el no abuso de propio derecho, contribuyen a la concordia y la recuperación de la fe y el respeto por la institucionalidad y su propias gentes. D es la clave

    Me gusta

  2. Que interesante observación del comentarista Sr. Plubio. Sobre ese particular me permito respetuosamente sugerir que el sufrimiento interno de los espíritus es fundado en la dicotomía del ” TO BE… OR NOT TO BE” que puede con toda seguridad resolverse con la introspección de esa etnia. Sin embargo, cuando cuando el dilema es ” TO BE OR TO BE OTHER ” como en la situación de los “raizales” que truecan los orígenes de sus espíritus por los de unos opresores imperialistas de religiones lejanas a las de sus ancestros… ocurren estos dolores de karma que no se resolverán hasta tanto no se encuentre el camino cierto hacia la primigenia Africa.

    Me gusta

  3. De acuerdo con el profesor Avella el dilema en el Caribe realmente es “ser o parecer”. Y allí vemos como el trickster ha sido un personaje recurrente en la vida del pueblo raízal por su capacidad de tejer a su conveniencia mostrando que es más audaz que los otros. La respetabilidad debe redefinirse en una ética de lo público incuestionable.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: