EL SPA DE PROVIDENCIA : ABANDONADO Y CON DETRIMENTO PATRIMONIAL

PRESIDENTE CUIDADO SE LO COME EL COMEJÉN

Piso en madera del Spa con evidente muestra de deterioro. Imágen de Quitasueño

En la isla de Providencia, a través de la figura de un patrimonio autónomo, el Fondo Nacional de Turismo, FONTUR, construyó un Spa para quienes buscan con el turismo, reposo, relajación y restauración de la salud.

En la actualidad se encuentra abandonado, ante la falta de planeación en la concepción y ejecución del proyecto, generándose desde ya un detrimento patrimonial, el cual se incrementa día a día ante la falta de seriedad, claridad y consolidación del negocio. Veamos pues, lo que ha sucedido.

Una serie de proyectos fueron concebidos desde la Presidencia de la República y los ministerios con el fin de amortiguar en cierta manera, el impacto del fallo adverso para Colombia y las islas, proferido por la Corte de La Haya, el 19 de noviembre de 2013, dentro de los cuales fue aprobado aquél para la construcción del SPA de Providencia, habiendo sido apropiadas las sumas de 2.100 millones de pesos con destino a la construcción del establecimiento, y 813 millones para su dotación, para un total de 2.983 millones de pesos.

El proyecto fue adelantado en el sur de la isla, en el sector denominado South West, con la viabilidad de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago de San Andrés y Providencia, “CORALINA”, en una zona de influencia del manglar, con infestación de mosquitos y jejenes en épocas de lluvia, y sin haber convocado y adelantado de manera oportuna, la consulta previa de que trata la Circular Presidencial No. 01 del 26 de marzo de 2010  dirigida entre otros, a los ministros del despacho.

De esa forma el proyecto nació con serios inconvenientes, teniendo la comunidad de Providencia la necesidad de acudir a una acción de tutela para hacer valer sus derechos, la cual terminó en las instancias de la Corte Constitucional (T-800-2014), quien ordenó la suspensión inmediata, que para mordacidad e ironía, ya se encontraba concluído, al haberse ejecutado el contrato No. FPT 157 de 2013, cuyo objeto fue realizar las obras del Spa de acuerdo con el diseño arquitectónico realizado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo.

Imponente árbol de ceiba con hileras de comején que alcanzan la base del jacuzzi. Quitasaueño observa su remoción.

Celebrada la consulta, se llegó a unos acuerdos, entre los cuales, que el proyecto fuera operado por miembros de la comunidad raizal, debiendo destacar que al momento de la celebración de la consulta, el proyecto ya se encontraba terminado.

Realizada la convocatoria para la contratación mediante licitación, fue declarada desierta, lo que obligó al Fondo a la selección del proponente mediante un proceso de contratación directa.

El 15 de junio de 2016 la UNIÓN TEMPORAL OLD PROVIDENCE SPA, de la cual formaban parte algunos miembros de la comunidad raizal de Providencia,  mediante escrito dirigido al FONTUR, manifestó su interés en llevar a cabo la operación del SPA de Providencia, presentando una propuesta que fue admitida por considerar la Dirección Jurídica y el Gerente General del Fondo, que la Unión Temporal gozaba de idoneidad y capacidad para cumplir con los fines del proyecto, solicitando adelantar la contratación.

Recepción en madera, muestra la dejadéz del Spa. Imágen de Quitasueño.

El contrato para la operación y administración (diferente al de ejecución de la obra)  elaborado por el FONTUR por un valor estimado de $475.362.471 millones, y un plazo de 5 años,  no fue suscrito por la UNION TEMPORAL OLD PROVIDENCE SPA, por la forma como fue estructurado el negocio jurídico, que de acuerdo con lo expresado por uno de los miembros de la Unión, resultaba demasiado oneroso para ellos, al estar obligados a asumir obligaciones altamente riesgosas en las diferentes etapas de pre-operación, operación  y reversión.

Las responsabilidades a asumir serían, entre otras, aquellas que tienen que ver con la responsabilidad y asunción de los costos de implementación y contratación del servicio de vigilancia; el mantenimiento y operación de las instalaciones, así como el de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR), adquirida dentro del proyecto, todo dentro de un marco de conservación, preservación y corrección de los inmuebles, enseres, equipos muebles y en general todas las actividades que conforman el SPA.

Sumado a lo anterior, el operador y administrador, previa la constitución de un fondo de mantenimiento e inversión, debería consignar mensualmente en una cuenta bancaria, un 25% de las ventas netas, y/o de inversión y gastos, destinados a la reposición de muebles, enseres, equipos o activos fijos que hubieran agotado su operatividad.

Para las responsabilidades administrativas, el operador debería contar con recursos humanos especializados, habida cuenta la multiplicidad de informes técnicos, financieros y administrativos que debería remitir mensualmente a la supervisión del contrato, y las diferentes reuniones convocadas a las cuales debería asistir.

El SPA de Providencia se encuentra en una situación de notorio deterioro, lo cual queda claro y explícito si se observan las imágenes incorporadas a este Blog, aunque la realidad podría ser aún peor. La cocina y el comedor para alimentación saludable diseñada para 40 personas se encuentra cerrada a la merced del calor, el polvo y la humedad. Las bañeras a la intemperie, con colmatación de la grifería; los jacuzzis, recubiertos con plásticos para la protección, con las bases en madera amenazadas por plagas de comején. En los pisos de madera de las áreas exteriores, se observan piezas y listones afectados. La Planta de Tratamiento de Aguas Residuales ubicada al costado sur de la propiedad,  se encuentra a la merced de los amantes de lo ajeno. No encontramos vigilancia cuando la estuvimos visitando, aunque sí el acompañamiento de dos simpáticos perros juguetones que nos sirvieron de guía y compañía.

Restaurante del Spa para comida saludable diseñado para 40 personas, cerrado, con follaje seco en los pisos producto del descuido. Imágen de Quitasueño.

Con solo un tanque de agua, elemento vital para su funcionamiento, y con los elementos accesorios adquiridos que no se sabe qué fin hayan tenido, el SPA de la isla de Providencia transcurre los días en orfandad, dejación, desidia, soledad y  abandono. Como si a nadie le importara cuál pudiera ser su destino, o si es otra frustración, una de las tantas,  por la manera cómo son diseñados e implantados los proyectos para las islas desde los andes colombianos.

Como el plan de negocios del FONTUR no es conocido por la comunidad, se hace necesario que las personas que aún pudieran estar interesadas, puedan tener acceso a la información, para de esa forma encontrarle la salida a un proyecto al que le falta compromiso y voluntad política de las autoridades nacionales, para que los turistas y residentes de la isla puedan disfrutar de un espacio de relajación y esparcimiento.

Tiene el gobierno nacional la carga de la prueba en demostrar que las verdaderas intenciones cuando se diseñó el proyecto, fueron en realidad la “prosperidad para todos los habitantes del territorio de Providencia y Santa Catalina”.

Bañeras para hidratación con elementos de metal sulfatados por el abandono y la intemperie. Imágen de Quitasueño

 

Acerca de alvaroarchbold (151 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

1 Comentario en EL SPA DE PROVIDENCIA : ABANDONADO Y CON DETRIMENTO PATRIMONIAL

  1. Santa Marta tiene tren, pero no tiene tranvía, así esta la Isla de Providencia tiene un SPA, abandonado con una increíble inversión en detrimento de LOCOMBIA que dejo de llamarse COLOMBIA PATRIA MIA, derrochando nuestros impuestos. Si pensamos en un SPA-para un turismo precario no, creo que sea rentable . Hace 33 años esta arreglando la carretera de circunvalación y no han podido terminarla. Maquillar es fácil como hizo Simón Gonzales Q.E.P.D. dejando unos $5.000.000.oo millones de pesos de recuerdo.
    San Andrés,, próximo a inaugurar un Call-Center y ni siquiera, cuenta con unos 7 Mb- de velocidad para su Internet, se supone que primero se compra el corcel, y después el jinete con su apero. El futuro se ve muy borrascoso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: