EL PARQUE NATURAL DE JOHNNY CAY EN LA ISLA DE SAN ANDRÉS : OTRO DRAMA EN EL PARAISO

jhony-cay11

Johnny Cay – Imágen idílica tomada en 1962. Cortesía de la Familia Jackaman

Junto al Old Point Regional Mangrove Park, y el Peak en la Isla de Providencia, el cayo Johnny Cay es uno de los tres parques naturales regionales declarados en las dos últimas décadas por el Consejo Directivo de Coralina, el cual se encuentra seriamente amenazado e impactado por el pésimo manejo que le ha dado el Gobierno Departamental, la autoridad ambiental – CORALINA- y la Dimar.

En Jhonny Cay pasa de todo… y no pasa nada.

Al igual que en Cayo Acuario,

y  aún así, en la mira está Cayo Bolívar

Con tan solo 50 metros lineales, la playa principal de Johnny Cay recibió en el año 2015 la huella humana de 490.000 turistas. Las proyecciones para el año 2016 fueron de 550.000 haciendo el recorrido desde San Andrés hacia el Parque Natural Regional, sin contar entre ellos a los operadores de servicios turísticos permanentes y estacionarios que se asientan diariamente en su espacio natural.

jhonny-cay5

Jhonny Cay – Volcamiento de lancha el pasado sábado 14 de enero. Una multitud hacinada en escasos 50 metros lineales observa el incidente

Declarado mediante Acuerdo No. 21 del 2005, como Parque Natural Regional por el Consejo Directivo de la Corporación Ambiental para el Desarrollo Sostenible, CORALINA, Johnny Cay es hoy uno de los sitios más impactados y amenazados de la Reserva de Biósfera “Seaflower”.

No obstante la multiplicidad de actores que operan alrededor de su territorio, como tour operadores de carácter receptivo, empresas de transporte marítimo, alquiladores de carpas, peinadoras, vendedores de frutas y dulces, meseros, alquiladores de caretas para snorkling, fotográfos, gusanos y banana, Johnny Cay ostenta la categoría de ser un Parque Natural Regional, reconocido como tal por  su fuerte valor patrimonial y paisajístico, pero frágil, que debería estar organizado alrededor de un proyecto concertado de desarrollo sostenible, basado en la protección y valorización de su patrimonio.

Con un Plan de Manejo Ambiental detallado aprobado en el año 2002,  para prevenir, mitigar, controlar, compensar y corregir los posibles efectos o impactos ambientales negativos causados en su territorio, después del año 2007, Jhonny Cay ha entrado en un más rápido y progresivo deterioro.

La falta de continuidad de los operativos permanentes realizados para la época por el Gobierno Departamental con un equipo interdisciplinario compuesto por funcionarios del área de la salud, las Secretarías del Interior y de Turismo y la Policía Nacional, con toma de muestras bacteriológicas en los establecimientos asentados, sellamiento de bares y restaurantes y el control de equipos de sonido que generaban incomodidad a los visitantes,  así como una estricta regulación y seguimiento de los permisos de los operadores de servicios turísticos, ha hecho de este sitio idílico,  un infierno, similar al que se vive en la Isla de San Andrés. Al fin y al cabo es el espejo de la anarquía que reina en la isla madre.

En la actualidad operan en el Parque 14 establecimientos clasificados como restaurantes, bares y coctelerías, los cuales, junto a la multitud que lo visita, generan 2.550 kilogramos de residuos sólidos semanales, para un total de 132.600 kgrs. al año, los cuales deben ser acopiados y trasladados a la Isla de San Andrés para finalmente ser dispuestos en el sitio de disposición de basuras “MAGIC GARDEN” al borde de colapsar.

Lo anterior hizo que se suscribiera el convenio No. 007 del 2014 entre la Corporación Ambiental-CORALINA, y la FUNDACION PROVIDENCIA, con el fin de realizar un diagnóstico del Parque Natural Regional Johnny Cay, cuyo resultado final es un documento de 73 páginas, con 2 productos, entregados en marzo de 2015, que se hace necesario retomar, observar y analizar dados los últimos acontecimientos acaecidos en el cayo.

jhonny-cay3

Portada del documento

El objetivo principal del estudio fue el de establecer los programas y estrategias necesarios para lograr el uso sostenible de los recursos naturales, y contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de los beneficiarios directos e indirectos de los servicios del parque natural, impulsando y fortaleciendo programas para la protección y conservación de los ecosistemas, estableciendo una zonificación ecológica y geográfica, promoviendo la capacitación e implementación de programas de educación ambiental, estableciendo métodos para la separación de residuos sólidos en la fuente, mejorando los sistemas de recolección y almacenamiento, implementando y fortaleciendo la estructura administrativa así como el plan de sostenibilidad financiera del parque.

El documento contempla un acápite en donde se diagnostica el estado en el que se encuentra el  Parque en el año 2015. La situación no podría ser peor.

Falta de personal para ejercer control efectivo  de las actividades y reglamentos de control de actividades humanas. Demora en la imposición de sanciones a los infractores; el personal no se encuentra debidamente capacitado para decidir cómo organizar o mantener el lugar para que esté en buenas condiciones; falta de implementación de los acuerdos sobre los objetivos del parque; quejas sobre el manejo que le viene dando la Corporación Ambiental a Johnny Cay; desidia de las personas encargadas de la administración; debilidades en el sistema de comunicaciones de Coralina hacia los usuarios del Parque.

Lejos de mejorar, la situación cada día ha empeorado. Así lo expresó la Dra. June Marie Mow Robinson, Exdirectora de la Corporación Ambiental CORALINA, gestora de la Fundación Providencia, quien ratificó el contenido del estudio:

“La estrategia de separación en la fuente en el parque no es efectiva y presenta inconvenientes debido a la carencia de conciencia y educación ambiental; faltan canecas adecuadas, sin anclaje ni estandarización; material vegetal no está siendo evacuado de manera efectiva y frecuente; los puntos críticos donde se acumulan residuos sólidos generan afectación y deterioro sanitario, produciendo malos olores, roedores y otros vectores; La señalización ambiental implementada ha sido destruida y en la actualidad es prácticamente inexistente”

“El tratamiento de residuos líquidos se realiza con una técnica conocida como lodos activados y filtros en grava. No cuenta con mantenimiento preventivo o correctivo de manera periódica o con la frecuencia requerida, y en el año 2014 solo se había ejecutado un mantenimiento correctivo desde su construcción, presentándose rebosamientos al colmatarse las redes con la arena.

jhony-cay8

Johnny Cay – Imágen de cocina al interior del cayo. Cortesía de la Dra. June Marie Mow Robinson, Presidenta de la Fundación Providencia

La red de alcantarillado ha sido construida pero no se encuentra en operación debido a que los negocios aún no cuentan con lavaplatos y los baños nuevos aún no funcionan. Los pozos sépticos de más de 33 años de uso, no han sido clausurados.

Debido a la disposición inadecuada de residuos sólidos y líquidos generados en el área protegida, así como a la falta de control de enfermedades y plagas (ratas, cucarachas, comején, garrapatas y moscas),  la flora y fauna del parque se encuentran gravemente amenazadas”.

La capacidad de carga actual de Johnny Cay es de 800 visitantes diarios, lo cual de por sí es absolutamente excesiva. Un operador turístico del lugar, cuyo nombre mantenemos en reserva,  afirma que la cifra mencionada no se respeta, agregando que diariamente desembarcan en el cayo más de 1.500 personas, cada una de las cuales debería cancelar $5.000 por el derecho a ingresar al Parque, aunque fuentes de los mismos prestadores manifiestan que el desorden y la deshonestidad en el recaudo es tal que se viene generando una práctica clandestina de cobrar una boleta por cada 3 visitantes al Parque Natural Regional.

Si las proyecciones no fallaron, CORALINA debió haber recaudado la no módica suma de $2.500 millones en el año 2016.

La enorme multitud de personas que diariamente visitan este sitio, ha generado un aumento de la erosión  y el deterioro de las dunas. El fenómeno erosivo se observa sobretodo en la línea de playa donde son colocadas las carpas que son adheridas en la arerna, así lo manifestó la Dra. Mow Robinson. (leer también “la importancia de las dunas”) http://elmundoverdedelgecen.blogspot.com.co/2010/12/la-importancia-de-las-dunas.html

Con la inoperancia e ineficiencia de las autoridades de control en lo de su competencia; y la  DIMAR en la deficiente supervisión del tráfico marítimo; una asociación de usuarios que no funciona,  cuyo representante legal se niega a aceptar cualquier diagnóstico científicamente realizado, saboteando y entorpeciendo las propuestas de los profesionales involucrados en el estudio y seguimiento del lugar; la falta de infraestructura adecuada para la operación de embarque y desembargue de los visitantes al parque; un muelle sin terminar que se demora aún más de un año, porque la entidad ha tenido que contratar la elaboración de nuevos diseños;  la proliferación de economías ilegales y el uso abierto y sin tapujos de sustancias psicoactivas, que muchas veces desemboca en riñas y violencia entre algunos prestadores turísticos, el panorama de Johnny Cay no puede ser más triste y desalentador.

Existen diversas propuestas que buscan darle la mano a Johnny Cay; desde el cierre temporal hasta su recuperación, a la revocatoria de su condición de Parque Natural Regional, pasando por una solución intermedia consistente en dividir el horario de ingreso, asignando las horas de la mañana para visitantes cuyo propósito sea observar el escenario y el paisaje natural, y del mediodía en adelante para aquellas personas que bajo restricciones del número de visitas, quieran disfrutar en otro horario de las condiciones de este sitio privilegiado del mar caribe.

Si usted, respetado lector, quisiera corroborar lo observado por QUITASUEÑO, amplie la imágen posterior. Ahí podrá mirar y advertir el cardumen de problemas que sumergen hasta ahogar a Johnny Cay.

jhonny-cay12

 

jhonny-cay17

Victor Wilson Francis – Bedi – Presidente de la Asociación de Usuarios de Johnny Cay,

 Adenda : Así fue entregada la señalización del cayo Johnny Cay dentro del contrato No. O04 de 2016. Lamentablemente la situación actual es diferente.

Acerca de alvaroarchbold (155 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

4 Comentarios en EL PARQUE NATURAL DE JOHNNY CAY EN LA ISLA DE SAN ANDRÉS : OTRO DRAMA EN EL PARAISO

  1. Para el nuevo Contralor será muy difícil verificar el cáncer de la corrupción, acabo con lo poco que les ha quedado a los raizales, toda regla tiene su excepción, los malos gobiernos trajeron y dejaron que la maleza del interior los infectara. Todo gira al raedor del CVY y ni que hablar si los malos ejemplos llegan de las altas esfera del gobierno central. Sin embargo personalmente lo bendigo y que salga avante en sus funciones.

    Me gusta

  2. Absurdo olvido del paraíso que tenemos

    Me gusta

  3. Harold Wilson Orellano Villafranco // 22 enero, 2017 en 7:06 pm // Responder

    Si verdad muchas, de estas personas mas que todo los empresarioa de ventas turisticas solo me interesan su bienestar unicamente pero no aportan para el progreso sostenible de estas sitios turisticos solamente me gusta recibir dinero dinero y más nada, en cuanto a los controles de los operadores minoritarios si les van a tocar el bolsillo que sea en menor grado que los operadores potenciales, que pienso yo, deberian cargar con todos los gastos para fortalecer el bien manejo en los sitios turisticas ya que ellos reciben la gran utilidad en ventas, de estas receptivos.

    Me gusta

  4. Amador Martin // 23 enero, 2017 en 2:40 am // Responder

    Yo estaba com mi familia neste dia que la lancha se emborco , una locura fuimos los primeros a jegar em la isla , estamos obsevando a todo momento jegava lanchas super jenas com las personas atiradas a la plaia senhoras siendo arrastadas por las ondas i e risco de serem machacadas por otra lancha .
    Peor fue la hora de salirmos de la isla , gente arremessada para dentro delas lanchas como sacos lanchas tronpando unas em las otras una locura .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: