EL AEROPUERTO DE LA ISLA DE PROVIDENCIA Y EL FIASCO DE LA CONSULTA PREVIA

consulta previa3

Barcaza cargada de materiales con destino a la intervención del aeropuerto atracada en las afueras de la bahía de Providencia.

 

“Hay obras desde Leticia hasta Providencia y seguiremos adelante con la modernización de nuestros aeropuertos” Alfredo Bocanegra Varón.

Director de la Aerocivil

Periódico El Tiempo, 30 de junio de 2016 (Ver)

2016-08-20_20.54.38

  1. Alfredo Bocanegra Varón, Director Nacional de Aerocivil 2) Rodrigo Suárez, Director Actual de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA 3)Fernando Iregui, Director anterior de la ANLA, vinculado al escándalo de la Serranía de La Macarena.

2016-08-20_20.55.421) Arturo Robinson Dawkins, Ex-alcalde de Providencia 2) Bernardo Bent, Alcalde de Providencia 3)Álvaro Echeverry Londoño, Director Nacional de Consulta Previa del Ministerio del Interior

2016-08-20_20.57.43(1)Julia Miranda Londoño, Directora Nacional de Parques

Cuatro reuniones con algunos miembros de la comunidad, entidades del gobierno nacional, el alcalde anterior del municipio, secretarios de despacho y contratistas, no fueron suficientes para demostrar que hubo una verdadera consulta previa, de buena fe, limpia y transparente, con motivo del mega-proyecto del gobierno nacional para la adecuación y expansión del aeropuerto “El Embrujo” de la isla de Providencia.

La Primera Reunión:

Celebrada el 2 de diciembre de 2014 en la Casa de la Cultura de Providencia, dentro de la etapa de Preconsulta del proyecto, a la cual asistieron a título personal, solomante cuatro miembros de la comunidad; los señores Bernardo Bush, Gerard Howard Newball, Ángel Hawkins y Javier Archbold Hawkins;  5 representantes de las instituciones de gobierno nacional, tres secretarios de Despacho del Alcalde Municipal y tres delegados de la Aeronáutica Civil, destacando desde ya la presencia permanente de la Jefe de Parques Naturales Nacionales, la Dra. Marcela Cano, y apareciendo la constancia de inasistencia de la Procuraduría Regional de San Andrés, la Procuraduría Ambiental y Agraria; la Dirección de Asuntos para comunidades Negras, Afrocolombianas, raizales y palenqueras, y la Gobernación de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

En dicha reunión se hace una presentación del Marco Jurídico de la Consulta Previa, quedando claro que se trata de un derecho fundamental, una obligación del gobierno, un derecho y deber de los grupos étnicos, y recalca la importancia que tiene este proceso para la proteccion de estos grupos en su integridad étnica y cultural.

Se explican los principios metodológicos que garantizan el desarrollo del proceso como lo son; La buena fe; Legitimidad; Transparencia; Participación oportuna; Representatividad; Entendimiento intercultural, entre otros.

Se establecen las reuniones sugeridas por la Directiva Presidencial No. 10 de 2013, dentero de las cuales se encuentra el análisis e identificación de impactos y formulación de medidas de manejo, la formulación de acuerdos, protocolización, seguimiento a los acuerdos y cierre.

Fuera de la metodología para las convocatorias y los canales de información con los miembros de la comunidad, el único hecho a destacar es la inquietud de uno de los partipantes sobre la orientación que tendrá la pista, y la manifestación que hace otro de los cuatro participantes a título personal de la comunidad, “que los raizales de Providencia están de acuerdo con el desarrollo del proyecto, considerándolo de suma importancia para la isla”.

¿De quién provino la afirmación ? En el acta no aparece. Pero peor aún; en ese instante el proyecto aún no era del conocimiento de ningún miembro de la comunidad ahí presentes.

Se sabe que Providencia debe mejorar su infraestructura aeroportuaria, pero no se conoce en ese momento la dimensión del proyecto que se va a exponer.

La Segunda Reunión:

Celebrada una semana después, el 9 de diciembre de 2014, esta vez con la asistencia a título personal de 10 miembros de la comunidad, los mismos representantes por los responsables del proyecto y las instituciones, a excepción de la asistsencia del Delegado de la ANLA y de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, quienes inician su participación en el proceso, observándose de nuevo la ausencia de la Procuraduría Regional de San Andrés y Providencia, la Procurauría Ambiental y Agraria, la Dirección de Asuntos Para las Comunidades Negras, Afrocolombianas, Raizales y Palenqueras, y la Gobernación de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Tampoco consta la participación de la representante de la Veeduría Ciudadana de Providencia.

En esta reunión el Secretario de Infraestructura de la Alcaldía del Municipio de Providencia y Santa Catalina, Iván Romero, a través de un vídeo,  hace una presentación general del proyecto, y dentro del punto aprobado en el orden del día  para la intervención de los miembros de la comunidad raizal, las únicas  que constan en el Acta son las de un miembro de la comunidad que no aparece identificado, quien pregunta si será afectada alguna vivienda, y la del Alcalde de la Isla, Arturo Robinson Dawkins que explica que los aviones “están aterrizando en la mital de la pista, más no en la cabecera como lo deberían hacer,  y que por lo tanto se deben mejorar las condiciones de la misma”.

Lo que sí llama la atención es el hecho de encontrar entre los folios 28 y 42 del acta de la consulta,  un listado con 363 personas como asistentes a la reunion convocada en la Casa de la Cultura de Providencia. QUITASUEÑO le ha preguntado a varias de las personas que figuran en la misma sí recuerdan su asistencia, y ninguna de ellas se acuerda de haber participado. Pero además, la firma de muchos no aparece, y existen otras ilegibles así como números de cédulas con tachones que sería necesario confrontar con la Registraduría Nacional del Estado Civil para determinar su veracidad y autenticidad.

Práctica como la anterior estaría hiriendo de gravedad el desarrollo del proceso realizado por atentar contra los principios fundamentales de legitimidad, buena fe, transparencia y participación oportuna.

La Tercera Reunión:

Celebrada el 12 de diciembre en el mismo sitio programado.

Participan a título personal  los mismos 13 miembros de la comunidad que se fueron agregando al grupo a partir de la segunda reunión identificados con los nombres de Alex Newball, Juan Carlos Archbold, Lindon Thyme, Ana Mercedes Newball, Dionisia Gómez y Rudolph Archbold; continúan participando los mismos responsables del proyecto y delegados de las institucines del gobierno nacional y municipal. Persisten en su inasistencia los funcionarios de la Procuraduría Regional de San Andrés y Providencia; la Procuraduría Ambiental y Agraria, la Dirección de Asuntos para las Comunidades Negras y Afrocolombianas, y la Gobernación de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Tampoco aparece constancia alguna de la presencia de la Veeduría Ciudadana.

De esta reunión cabe destacar la realización de un taller de análisis e identificación de impactos y medidas de manejo, sin que se hiciera referencia en ninguna parte al elemento más importante para determinar esos impactos y medidas como son la determinación científica y clara de la capacidad de carga de la isla en todos sus componentes y elementos, y de los condicionamientos que establece el Plan de Ordenamiento Territorial en lo que tiene que ver con los impactos negativos en las áreas de conservación y asentamientos en el territorio.

Fuera de la inquietud expuesta por un miembro de la comunidad, sin identificar, sobre cómo afectará el proyecto a las viviendas aledañas, y otro, de la forma cómo impactará el cerro de Mc.Bean Hill, en las inmediaciones del Parque Natural Nacional del mismo nombre, para lo cual uno de los representantes de la Aerocicil no tuvo una respuesta aterrizada, no existió ningún otro interrogante o inquietud en un proyecto que vuela a gran altura.

Esta reunión como aparece consignada en el Acta respectiva, finaliza con la pregunta que le hace el representante del Ministerio del Interior a los miembros de la comunidad, si están de acuerdo con la información consignada en la matriz, a lo cual, según el documento, por unanimidad todos respondieron de manera afirmativa, recalcando que en la misma no se habló ni de capacidad de carga, como tampoco del impacto negativo al ordenamiento territorial de las islas.

La Cuarta y última reunión:

Celebrada el 17 de diciembre de 2014, con la asistencia de tan solo siete miembros de la comunidad; la participación de las mismas instituciones del gobierno nacional y la alcaldía del municipio, así como la inasistencia del Ministerio Público y la Corporación Ambiental para el Desarrollo Sostenible de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Se nota nuevamente la ausencia de la Veeduría Ciudadana de la isla de Providencia, quien de acuerdo a lo manifestado a QUITASUEÑO por su representante legal, cuando fueron convocados se encontraban ausentes de la isla.

En esta reunión se establecen unos compromisos de reforestación y otros que obedecen más a un Plan de Manejo Ambiental,  que a acuerdos entre las partes. Quedan consignados aspectos de gran importancia como el contemplado en el numeral 15 del acuerdo consistente en la obligación de realizar  el estudio de capacidad de carga de las islas de Providencia y Santa Catalina, previo al inicio del proyecto, y se le asigna a la Procuraduria Regional del Departamento Archipiélago, entre otros, el seguimiento al cumplimiento de los acuerdos, aún siendo evidente que el Ministerio Público brilló siempre por su ausencia a un evento en donde su participación en la defensa del interés público era imprescindible.

Claramente se puede concluír y evidenciar que la Preconsulta y la Consulta Previa, determinantes para el caso de las islas de Providencia y Santa Catalina dentro de la Reserva de Biósfera de la Unesco “Seaflower”, adolece del elemento principal que debe contemplar el desarrollo de cualquier proyecto que tenga un impacto social, económico, cultural y ambiental en su territorio, cual es la certeza de conocer cuál es su capacidad de carga, dentro de los criterios de precaución y prevención que determinan la sustentabilidad de este archipiélago.  

Pero además de lo anterior, presenta serias inconsistencias, omisiones, irregularidades y anomalías imposibles de enmendar, que hacen que necesariamente la Comunidad de las islas de Providencia y Santa Catalina sea nuevamente consultada teniendo como soporte aquellos elementos no contemplados en las reuniones celebradas en el mes de deciembre del año 2014, con el agravante que,  personas que asistieron a algunas de las reuniones convocadas, manifiestan que las exposiciones hechas por aquellos interesados en el proyecto, distan en gran medida de las informaciones posteriormente recibidas.

No sobra manifestar que las comunidades de las islas de Providencia y Santa Catalina no son ajenas, para nada, a los intereses particulares que  crean las expectativas generadas en la comercialización de los proyectos, y que al interior de la consulta existieron “líderes” que fueron funcionarios y/o contratistas del municipio, y que con razones o sin ella, siempre giran alrededor de cualquier proyecto que bien pueda atraer o seducir.

Aunque el Presidente Santos afirme que “las consultas previas y las audiencias públicas son un dolor de cabeza enorme , y se han vuelto un negocio y un instrumento muy perverso para detener el progreso del país, en el caso de Providencia son tan solo un instrumento para aplazar todo el impacto que le viene, antes de definir  los ajustes que deberán hacerse en este otro proyecto concebido en los fríos despachos de tecnócratas de la ciudad andina, con el agravante que el contratista principal para su ejecución ha sido sancionado e inhabilitado para contratar por la misma Aeronáutica Civil. Se trata de MBS SOLUTIONS S.A.S., presagio para la isla de un nuevo descalabro; y claro está, a eso no se refiere el Presidente. ¿Será por eso que hay oscuros y grandes nubarrones cubriendo la barcaza y la bahía de Providencia?.  Ver

consulta previa5

Grandes y oscuros nubarrones cubren la bahía de la isla de Providencia. Al fondo la barcaza

ADENDA : Un Estudio de Capacidad de Carga debe ser elaborado por un equipo interdisciplinario de expertos que tenga una amplia experiencia en el manejo de las diferentes variables que afectarán a las islas de Providencia y Santa Catalina con proyectos de esta envergadura.

 

consulta previa28

La inconformidad y la rabia de San Andrés deben ser el espejo de Providencia

 

 

 

 

 

Acerca de alvaroarchbold (155 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: