¿QUÉ HAY DETRÁS DEL CHAT DEL EX – SECRETARIO DE MOVILIDAD DE SAN ANDRES?

dany1

Daniel Pechtal García, Ex - Secretario de Movilidad de San Andrés, Islas

“Me gustaría reunirme contigo personalmente solos los dos en un lugar seguro y privado para conversar hombre a hombre y aclarar como hombres nuestras diferencias”

Chat de Daniel Pechtal García

Más del 50% de los procesos que cursan en el Juzgado Único de lo Contencioso Administrativo de San Andrés tienen a la Gobernación como parte demandada. En los últimos años el Ente Territorial ha tenido que pagar más de 9.000 millones de pesos de sus recursos propios en condenas judiciales por procesos laborales, de nulidad y restablecimiento del derecho, responsabilidad civil extracontractual, fallos de tutelas, pensiones mal liquidadas y procesos contractuales, entre otros. En la mayoría de los eventos se encuentra comprometida la responsabilidad de los funcionarios por culpa grave y dolo, algunos por desconocimiento de la norma, otros por negligencia y consideraciones subjetivas en sus decisiones, sin contar los que se encuentran en lista de espera para fallo, y aquellos que han iniciado su trámite en los despachos, entre los cuales el de nulidad y restablecimiento del derecho de Alberto Gordon Guzmán contra la Gobernación.

El 12 de abril de 2014,  Alberto Gordon Guzmán, conocido en el gremio de conductores de taxis como “Toro”, en su versión,  departía junto a un grupo de amigos en el sector de la Avenida Juan XIII de la isla de San Andrés, habiendo dejado estacionado su vehículo Ford Taurus 2006,  de Placa  STX 346 en las inmediaciones del lugar.

Finalizado el compromiso, Alberto Gordon acudió a un supermercado del sector conocido con el nombre de Mercamax con el fin de comprar una bebida azucarada, siendo abordado a la salida del establecimiento, en el andén,  por dos agentes de la policía, quienes lo sometieron a una prueba de alcoholemia la cual resultó siendo positiva.

dany2

Alberto Gordon Guzmán en su vehículo de servicio público Ford Taurus 2006 de placa STX 346

Días después, obrando de conformidad con el informe de policía, el Inspector de Tránsito de la Gobernación de San Andrés y Providencia, abocó el conocimiento del caso que condujo a la imposición de una sanción consistente en una multa por valor de $29 millones y la suspensión de la licencia de conducción por el término de 20 años.

El fallo fue apelado por el sancionado,  y confirmado en todas sus partes en la segunda instancia por el Secretario de Movilidad de la Gobernación, Daniel Pechtalt, decisión que una vez encontrándose ejecutoriada fue demandada por el afectado a través de su apoderado, Dr. Pluvio Niño,  en Acción en Medio de Nulidad y Restablecimiento del Derecho ante el Juzgado Contencioso Administrativo de San Andrés y Providencia, quien al ser entrevistado le manifestó a QUITASUEÑO que sus pretensiones ascenderían a la suma de más de 120 millones de pesos sin considerar el lucro cesante, los perjuicios morales y la afectación a la vida de relación de la familia Gordon Guzmán, que indexado a la fecha de proferirse el fallo que de por terminado el litigio, podría generar una condena igual o superior a los  250 millones de pesos.

Previa la radicación del proceso, hubo de surtirse el requisito de procedibilidad por medio del cual el demandante, en este caso Alberto Gordon convocó a la demandada, la Gobernación del Departamento, a una diligencia de conciliación ante la Procuraduría General de la Nación, motivo por el cual Daniel Pechtalt quedó enterado desde ese momento que el afectado acudiría a los estrados judiciales con el fin de hacer valer sus pretensiones.

La versión del Ex – Secretario de Movilidad es diferente.

Pechtalt García le manifestó a QUITASUEÑO, en relación a Alberto Gordon que, “lo pararon los policías de seguridad y llamaron a tránsito. El Sargento Smith o Robinson y otro le hicieron la prueba de alcoholemia en presencia de Everth y marcó el nivel mas alto. El caso llegó al inspector quien lo encontró culpable y en segunda instancia yo confirmé el fallo. Después él solicitó revisión o planteó una conciliación a una demanda y se le negó. Sin embargo yo traté de que él entendiera que eso no era una persecución como él decía sino que la evidencia de la policía en las pruebas y testimonios, y vídeos no dejaban duda. Mi idea era lograr conversar con él y tratar de que apilara la implementación de los cambios de sentido viales y suavizar sus sentimientos en contra mía pues finalmente el que se emborrachó fue él y yo solo hice mi trabajo”.

No obstante lo anterior, un chat comprometedor parece demostrar lo contrario, por lo menos en la forma como fue conducido el proceso sancionatorio en la segunda instancia a cargo del señor Ex – secretario Pechtalt García, quien en el mejor de los escenarios se debió declarar impedido y, el 20 de diciembre de 2015 a partir de las 8 y 56 p.m. a través del servicio de mensajería instantánea WhatsApp, trata el tema de la sanción impuesta, invitando a Gordon a llegar a acuerdos fuera de la esfera del gobierno, más allá de sus atribuciones y competencias, en el escenario menos propicio para ventilar un asunto de esta índole, con el agravante que un tema absolutamente administrativo del Ente Territorial  fue trasladado a la esfera de lo privado a través de un chat o charla simultánea entre dos personas conectadas a la red.

Además de las intimidaciones y amenazas penalmente reprochables, lo que sí se evidencia es una clara enemistad existente entre Pechtal y Gordon desde antes que el secretario fallara el recurso de apelación  lo cual nos daría la lectura de una evenetual desviación y abuso de poder que colocaría a la gobernación y al funcionario ad – portem de un fallo condenatorio si el apoderado judicial de la parte demandante, en este caso de Alberto Gordon, logra demostrar que con la animadversión que existía contra él al momento de proferir el fallo de 2a. instancia, el Ex – Secretario de Movilidad del Departamento debió por lo menos haberse declarado impedido, respetando el debido proceso y evitándole al Ente Territorial una posible condena en caso de proferirse un fallo adverso que anule el acto administrativo contaminado con la nulidad y le restablezca su derecho al sancionado, quien ha sido privado del derecho fundamental a ejercer la única actividad que él conoce: conducir en su propia tierra durante décadas un vehículo de servicio público.

La secuencia de imágenes del CHAT que QUITASUEÑO incorpora en el presente escrito y que Daniel Pechtal ha reconocido como suyo, es la siguiente:

dany4

dany3

dany6

 dany7

dany8

dany18

dany11

dany12

dany15

 dany16

Acerca de alvaroarchbold (155 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: