SOBRE ALIANZAS Y COALISIONES – A PROPOSITO DE “EL PADRINO”

Por : Alvaro Archbold Núñez

corleone3

Con la intervención directa de Mario Puzzo, su autor,  Francis Ford Cappola, creó el guion de una de las películas mejor elaboradoras de la historia del cine del siglo XIX: “El Padrino”.

Observando la forma como viene operando la política en las esferas del poder, me puse la tárea de retomar el film, y en un domingo de sol y brisa en la ciudad de Barranquilla, ingresé al dominio de Youtube, encontrando para mi sorpresa, que la única versión de la película, era en Italiano, con el acento y las expresiones del profundo sur de la isla de Sicilia.

En las 2 horas y 22 minutos que dura el Film de Cappola, percibí que en escenarios y en épocas distintas a las que hoy vivimos, la obra de Mario Puzzo, cobraba vigencia frente a los acontecimientos que se suceden con tanta frecuencia en el acontecer de la vida política y social de nuestras comunidades y regiones.

Vito Corleone, cuyo apellido fue cambiado por el oficial de aduanas que lo controló cuando siendo joven emigró desde Sicilia a Nueva York, en realidad obedecía al nombre de Vito Andolini.

Ingresado en el bajo mundo americano de la prostitución y el alcohol, consolida con el tiempo uno de los imperios más grandes del dinero mal habido, creando desde Queens, estrategias y alianzas que le permitirán en poco tiempo sobreponerse a los grandes capos del negocio: la familia Tattaglia; los Cúneo: los Stracci y los Barzini, cada una de las cuales, en su orden, controlaba Brooklin, Bronx, Staten Island y Manhattan.

El film parte de la boda entre Connie, hija de Don Vitto con Carlo Rizzi, en un ambiente festivo, al estilo siciliano, de cantos y danzas; quienes participan son los familiares más cercanos y los amigos de Don Vito Andolini (despupes Corleone).

corleone8

Pero como la boda es solo el intento de consolidar fidelidades y alianzas, el interés verdadero de Don Vito, es mantener, consolidar y expandir el poder que ya tiene como capo de la mafia, pero para ello necesita neutralizar al “rival de sus rivales”, Philip Tattaglia y su hijo Bruno. Los demás vendrán después.

Herido, y ad-porten de la muerte, por un sicario de Tattaglia, Don Corleone se enfrenta a la incertidumbre de sobrevivir ante la gravedad de las heridas. Recuperado milagrosamente, viendo disminuir el poder de la familia, habilidosamente logra sentarse con los capos de la mafia, entre los cuales los Tattaglia.

corleone9

(…) Quiero la paz, pero no es fácil siendo lo más importante obtener las garantías (…) , afirma don Vitto Corleone, agregando;

(…) Tattaglia ha perdido un hijo: también yo he perdido el mío. Estamos en una situación igual. Pero si Tattaglia está de acuerdo, yo también estoy dispuesto a que las cosas vuelvan a ser como antes (…)

Después del saludo que le ofrece Emilio Brazini, Don Vito Corleone le responde:

(…) Cuándo me he negado a acomodarme? (…)

(…) Si Don Corleone tiene en sus manos a todos los políticos y jueces de Nueva York, ahora debe compartirlo con los otros; porque si tenemos sed, podemos beber, también nosotros, del agua de aquél pozo (…)

(…) Y la droga debe ser controlada como la industria para mantenerla respetable; el tráfico de droga será permitido pero controlado (…)

Pero como la lógica de las alianzas del poder y de la mafia, en un abrir y cerrar de ojos lleva a rompimientos y fisuras, muerto Don Vitto y sucedido por su hijo Mickael por quien nadie daba un dólar, en una escalofriante escena, de acción paralela, Peter Clemenza, emigrante siciliano y viejo amigo de Corleone, asesina a Víctor Stracci.

Willi Cicci ultima a Ottilio Cuneo dejándolo obstruido en la puerta giratoria a la salida del Palacio de Justicia, a donde le dispara con frialdad y vehemencia.

Rocco Campone, liquida a Philipp Tattaglia mientras dormía con una prostituta.

Al Neri, disfrazado de policía, despacha a Emilio Brazini.

corleone11

Peter Clemenza estrangula a Carlo Rizzi, esposo de Conni Corleone, cómplice del asesinato de su hermano, Sonny.

De esa forma, todos los pactos y promesas, se desvanecen en medio de las balas y proyectiles provenientes de revólveres Colt Detectives y Smith & Wesson.

Y la familia Corleone, sin respetar las alianzas y  los pactos, nuevamente es la dueña del poder. Por lo menos por un tiempo.

Porque tanto en la política como en la mafia, los pactos de deshacen como se hacen; hasta que venga otra oferta que, como decía Don Vito, no se pueda rechazar.

Y si mato no es por asuntos personales, asi lo dice don Corleone; yo mato por asuntos de negocios.

corleone12

Acerca de alvaroarchbold (151 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: