CAYO BOLIVAR : ¿ EL COMIENZO DEL FIN ?

Por : Álvaro Archbold Núñez

bolivar4

En un artículo aparecido en la revista Viajar el 8 de abril de 2015, titulado “Un paraíso solitario a 50 minutos de San Andrés” o, “Cayo Bolívar, el secreto mejor guardado de San Andrés”, encontramos el siguiente texto:

(…) Cuando se llega a Cayo Bolívar, en la isla de San Andrés, da la impresión de haber entrado al paraíso: el mar es absolutamente cristalino y limpio y sus colores se mueven entre todos los tonos del azul y el verde. Este es el famoso mar de los siete colores.
Y la arena es muy blanca, tibia, diminuta y suave. No hay nada aquí, nadie puede vivir aquí, por tratarse de un área protegida. No hay hoteles ni tiendas, ni vendedores. No hay música.

(…) Solo se escuchan los pájaros, las olas del mar que revientan suavemente y las ramas de las palmeras que ondean con el viento (…)

Este sitio de belleza sinigual fue descubierto por la voracidad de agentes y operadores turísticos, sin patrón ni dios que los controle, quienes sin ninguna compasión, han arrasado con gran parte de la vegetación, en especial, la Bay Cedar, amenazando el ecosistema con el impacto negativo que generan las actividades que en él vienen desarrollando.

Por eso no sorprende que la Jefe de Prensa del actual gobernador, titule su informe expresando que el pasado 3 de febrero, “ El Gobierno departamental cerró comedores y cambuches ilegales en Cayo Bolívar”, desarmando cocinas, estructuras para carpas, sillas plásticas, residuos, retiro de tanques de basura, comedores de madera, estufas artesanales, entre otros, que habían instalado algunos prestadores de servicios para atender el elevado número de viajeros que diariamente transportaban a esta zona. CORALINA indicó que el impacto más notorio se relaciona con el avistamiento de aves migratorias y la deforestación y quema de manglares y, DIMAR por su parte, lideró la evacuación de los materiales confiscados.

No agregó el informe que ante la ausencia de baños ecológicos, en el islote se encuentran excrementos humanos y preservativos esparcidos adentro y afuera de la vegetación que lo compone, y que por muchísimo tiempo ha sido el lugar donde anidan aves locales y migratorias.

bolivar6

Lo anterior demuestra que SEAFLOWER, Reserva de la Biósfera de la Unesco, cada día se encuentra más desdibujada, a tal punto que las normas que se han promulgado para una adecuada gestión y administración de la misma han sido un total fracaso, sin haber dado pasos significativos para cumplir sus obligaciones conjuntas como gobierno nacional, gobierno regional y autoridad ambiental del archipiélago, dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas- Sinap-, descuadernando aquello que se había logrado en la finalización de la década de 1990 e inicios del nuevo milenio.

No ha servido la declaratoria de AMP (Área Marina Protegida) por parte del Ministerio de Desarrollo, Vivienda y Medio Ambiente, para que Cayo Bolívar, cuyo nombre original es EAST SOUTH EAST and SOUTH WEST CAY, y los otros cayos e islotes adyacentes hayan podido sustraerse a la voracidad de los depredadores y a la ineficiencia e irresponsabilidad de las autoridades nacionales y regionales, violando de manera sistemática y ostensible el Convenio para la Protección y el Desarrollo del Medio Marino en la región del Gran Caribe, así como normas específicas incorporadas en la Ley 356 de 1997,

El Convenio para la Protección y el Desarrollo del Medio Marino en la Región del Gran Caribe, de la cual Colombia es signataria, establece que cada parte debe establecer áreas protegidas en zonas sobre las que ejerce soberanía, o derechos soberanos o jurisdicción, , con miras a conservar los recursos naturales de la Región del Gran Caribe y fomentar el uso ecológicamente racional y apropiado de estas áreas, así como el conocimiento y esparcimiento, de acuerdo con los objetivos y características de cada una de ellas.

Uno de los 71 turistas que a bordo del Catamaran viajaron a Cayo Bolívar, le narró su experiencia a la revista Viajar :

bolivar3

(…)Son las 8:30 de la mañana. Vamos en el Splendor, un catamarán modelo 2014 construido en Saint Croix –en las islas vírgenes de Estados Unidos–, y que tiene capacidad para transportar 71 pasajeros. Tiene aire acondicionado y televisión. En 50 minutos, saliendo desde la Marina Toninos de San Andrés, arribamos a este paraíso.
Tocamos tierra y la invitación de la tripulación del Splendor es sencilla: descansar y dejarse atender (…)

(…) Unos viajeros no aguantan la tentación y se lanzan al mar, tan claro que se alcanzan a ver los peces, de diferentes colores, formas y tamaños. Otros prefieren tomar el sol en la playa, dormir o leer un libro. Unos más se van a expedicionar por los manglares y el bosque tropical seco, habitado, principalmente, por unas simpáticas lagartijas azules que se mueven sin temor por entre los pies de los turistas (….)

(…) Como los tripulantes son nativos, varios de ellos se encargan de pescar. Esta vez, en sus redes, cayeron róbalos. Llevan a bordo una cocina improvisada en la que fritan el pescado y los patacones, y donde preparan, con leña , el arroz con coco. Todo un manjar. Nunca faltan el agua, los refrescos ni los snacks. Un dato: no es permitido consumir alcohol (…)

Pero la realidad es otra.

Sin protección y sin definir cuál es su capacidad de carga, Cayo Bolívar es hoy otro santuario de nuestro archipiélago, arañado, golpeado, talado, quemado y violentado por el desenfreno, la avidez y la glotonería de los operadores turísticos que conducen a los “nuevos” clientes del turismo de masas a paraísos absolutamente vulnerables a la huella humana, y que las autoridades, cómplices, resbaladizas y fácilmente escurridizas , deben cerrar de manera inmediata, copiando la experiencia del Tayrona, para ofrecerle una posibilidad al ecosistema de una pronta recuperación.

Sin temor, ni miedo, me refiero a la DIMAR, al Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial; el Viceministerio de Turismo; CORALINA; la Gobernación del Departamento Archipiélago de San Andrés y Providencia, La Fiscalía y la Procuraduría General de la Nación. Todas ellas cómplices de este desastre.

bolivar12

Acerca de alvaroarchbold (155 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

1 Comentario en CAYO BOLIVAR : ¿ EL COMIENZO DEL FIN ?

  1. Quita el sueño solo pensar hasta dónde llega la ambición y capacidad de destrucción por parte de la especie humana. Y uno queda muy conmovido e indignado. Qué pasará mañana?.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: