LA ANULACION DE FIRMAS PARA LA GOBERNACION DE SAN ANDRES Y PROVIDENCIA

Registrador

Por : Alvaro Archbold Núñez

La decisión de primera instancia adoptada por la Registraduria Nacional del Estado Civil de no aceptar un número aún no conocido de firmas, rechazadas a los candidatos a la Gobernación, Susanie Davis y Lidonel Bent, continúa siendo fuente de especulaciones, queriendo decir, que la última decisión aún no se ha tomado; además, porque habiendo sido una decisión de carácter administrativa, ella se encuentra sometida al recurso de reposición que le otorga la ley para controvertir, en este evento, ante el mismo funcionario, la decisión mencionada. Por lo tanto, aún es mucho el camino por recorrer, pensando en que existen otros mecanismos de atacar las decisiones de los funcionarios administrativos como son las nulidades, recusaciones y hasta acciones de tutela de ser ella procedente.

Para poder tener un poco más de claridad sobre este mecanismo de participación ciudadana, cual es la recolección de firmas, me viene a la mente que en el año 2007, siendo gobernador, un diputado a la Asamblea del Departamento de San Andrés y Providencia, manifestando que los ciudadanos de las islas se encontraban aburridos frente a las medidas adoptadas en materia de seguridad que, colocaban a la ciudad bajo una situación de stress colectivo, atentando contra el Programa de Gobierno, acudió a la Registraduría Nacional del Estado Civil de San Andres, Islas, con el fin de iniciar el proceso de revocatoria del mandato.

Habiendo acudido personalmente a las dependencias de la Registraduría en San Andrés, la funcionaria competente de manera detallada y precisa, me expuso todo aquello que era de su conocimiento sobre el mecanismo que se pretendía utilizar.

Dentro de sus explicaciones y argumentos recuerdo bien que citó el artículo 19 de la Ley 134/94, refiriéndose a las iniciativas legislativas y normas sobre solicitudes de referendo, manifestando que los mismos requisitos sobre “apoyos” (suscriptores o firmantes”) establecidos en el artículo 16 de la misma, eran aplicables para todos los casos en donde el mecanismo a ser utilizado era la recolección de firmas.

El artículo 19 de la Ley 134/94 expresa:
Suscripción de apoyos (firmantes) . Para consignar su apoyo en una iniciativa legislativa y normativa o en una solicitud de referendo, el ciudadano deberá escribir en el formulario, de su puño y letra, la fecha en que firma, su nombre, el número de su documento de identificación, el lugar y la dirección de su residencia, todo esto en forma completa y legible, y su firma. Si la persona no supiere escribir imprimirá su huella dactilar a continuación del que firme a su ruego. Si hubiere firmas repetidas, se tendrá por válida la que tenga la fecha más reciente.

Depurando lo anterior, la Registraduria Nacional del Estado Civil creó un protocolo, con los siguientes eventos, los cuales deberán ser cuidadosamente diligenciados, así:

Si el número de cédula no corresponde con los nombres y apellidos que aparecen registrados en el renglón, se marca la novedad: “nombre no corresponde”

Si los datos correspondientes al número de cédula no son legibles, se marca la novedad “Dato ilegible”

Si faltase la información de cédula, al menos un nombre y un apellido, la dirección o firma, se marca como “Datos incompletos”.

Si la información que contiene el renglón no es original, es decir hecha a puño y letra y no de reproducción, se marca como “renglón fotocopiado”.

Si el renglón no contiene ninguna información, se marca como “renglón en blanco”.

Si la información que contiene el formulario por parte de los ciudadanos (renglones) no es original, es decir, hecha a puño y letra y no por otro medio de reproducción, se marca como “fotocopia de fotocopia”.

Se procede entonces a la revisión de la “uniprocedencia” de las firmas, con cadena de custodia de los folios para su análisis grafológico, debiendo ser entregados en lotes a cada grafólogo, junto con un resumen por tomo de los apoyos que resultaron válidos en la etapa de grabación, para determinar si tales apoyos (firmas ) provienen o no de la misma mano (uniprocedencia), debiendo ser consignados en una Plantilla de Excel, los cuales deberán ser almacenados en USB, y ser enviados al Grupo Técnico de Censo para su consolidación, siempre respetando la cadena de custodia.
Deberá, igualmente, presentarse un informe técnico que indique las condiciones del peritaje consignando el motivo por el cual se anularon los apoyos (firmas) objeto del mismo, incorporando la Plantilla Excel y las firmas nulas a la base de datos, entregándose para su revisión y firma del Director del Censo Electoral, para su envío a la Registraduría respectiva y/o Delegación Departamental con el fin que se surtan los trámites de notificación.

Como se observa, nos encontramos frente a un proceso administrativo depurado, hecho con recelo y esmero, lo cual no quiere decir que en el mismo no se puedan encontrar errores e inconsistencias.

La Registraduria Nacional del Estado Civil debe ser cuidadosa en el proceso que se viene. Me atrevo a decir que Susanie y Lidonel interpondrán a través de sus abogados, los recursos que le asisten, y sus argumentos, conocidos por todos dentro de los mecanismos que la ley le otorga a cualquier ciudadano que tenga interés en la contienda electoral; aunque el proceso debe tener celeridad porque se encuentra de por medio la confección de tarjetones y la pedagogía que le asiste a todos los grupos políticos de instruir al electorado sobre la forma cómo debe ser ejercido su derecho al sufragio.

Mientras tanto, cualquier cosa que se diga o afirme, sobre los motivos que tuvo la Registraduria Nacional del Estado Civil en primera instancia para decidir que Susanie Davis y Lidonel Bent no pasaron el proceso de recolección de firmas, se mantiene en la esfera de la especulación y de los buenos deseos de quienes los quieren y apoyan, o, son neutrales e independientes; y de las malas energías de aquellos que quisieran verlos excluidos del proceso, por la vía rápida y anormal de participación en unas elecciones que, desde ya se muestran como una de las más competidas y controvertidas.

Sea cual fuera la decisión adoptada, se muestra ya una tendencia en consolidar a los partidos políticos tradicionales, afectando a ciudadanos que viéndose sin posibilidades de obtener su respaldo, deben acudir a la recolección de firmas como único mecanismo para aspirar a los cargos de elección popular.

Acerca de alvaroarchbold (151 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

1 Comentario en LA ANULACION DE FIRMAS PARA LA GOBERNACION DE SAN ANDRES Y PROVIDENCIA

  1. Felicitaciones excelente artículo aclara muy bien el tema del cual tanto se especula Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: