A COLOMBIA POCO LE IMPORTA LA RESERVA DE BIOSFERA SEAFLOWER DE SAN ANDRES – “EL CASO DEL BUQUE MEMORY”.

MEMORY JPEGPor: Alvaro Archbold Núñez

Los hechos lo demuestran!

A colombia solo le ha interesado reivindicar la reserva mundial de la biósfera “Sea Flower”, a partir de la decisión de la Corte de La Haya,  en donde los isleños hemos perdido una buena porción de nuestro territorio, argumentando la falta de compromiso que tendría nicaragua en su preservación, con lo cual estoy de acuerdo, puesto que nuestro vecino país no se ha caracterizado, precisamente,  por ser un buen amigo del ambiente. Lo cual no quiere decir que colombia haya sido el capitán del mar caribe en la preservación de la sanidad de nuestros mares.

Aún recuerdo los inconvenientes que tuvo la entonces directora de la Corporación para el Desarrollo Sostenible-Coralina- June Marie Mow Robinson, para convencer en los años 90, al Ministerio del Medio Ambiente,  sobre la importancia de obtener el visto bueno y la aprobación para la iniciación de los trámites ante la Unesco que pretendían la declaratoria del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina como Reserva Mundial de la Biósfera.

Finalmente se logró, más por tenacidad e insistencia de la Directora y de algunos miembros del consejo directivo de la corporación ambiental, que por el compromiso de la burocracia bogotana, insensible desde siempre a los problemas ambientales de la isla, y demasíado generosa con los países vecinos en el regalo de nuestro territorio.

Constituye problema de gran envergadura la situación de los barcos encallados sobre la barrera coralina, y aquellos que presentan un enorme deterioro al interior de la bahia -algunos retirados-hasta el punto que el Tribunal Contenciso Administrativo de San Andrés y Providencia,  a partir de una acción popular instaurada por un nativo de la isla, le ordenó a la DIMAR , a través de la Capitanía de Puerto, y a la Gobernación del Departamento Archipiélago, el retiro inmediato de los buques LIZA COLLINS, ILUMINADA, CAPTAIN JONES, CAPTAIN GREGORY, SAN JOSE, BONITA, y MR. GOBY, entre otros; el último de los cuales, el que más riesgos presenta a nuestros arrecifes de coral, bajo la responsabilidad de la entonces Dirección Nacional de Estupefacientes, hasta la aparición hace ya varias semanas, de otro fantasma de los mares, con el  nombre de Motonave MEMORY.

Este barco de bandera panameña, de aquellos que ya hace muchos años cumplieron su utilidad, normalmente hacía la travesía entre la costa colombiana y san andrés. Sin saber cómo ni porqué, violando todas las normas marítimas colombianas, efectuaba cabotaje entre rutas nacionales, cuando para ello solo están autorizados los buques abanderados en colombia.

Ahora, cuando el mal ya está hecho y la situación se ha vuelto irreversible, la DIMAR, a través de la Capitanía de Puerto de San Andrés,  emite tardíos comunicados, en donde manifiesta que “están movilizando todos los recursos humanos y económicos para evitar un daño ambiental de grandes magnitudes”.

Una adecuada supervisión de parte de la DIMAR sobre este tipo de buques, espantos del océano, de cuyos dueños muy poco se sabe, díficiles de ubicar durante los primeros días del siniestro,  habría evitado su encallamiento sobre nuestros arrecifes de coral, con el riesgo inminente de producir un derramiento de crudo, de arena y gravilla, generando contaminación por hidrocarburos y sedimentación sobre la barrera coralina, produciendo como consecuencia,  la muerte del coral de nuestra Reserva de Biósfera.

Frente a un problema como éste, el Estado aparece casi mudo, resultando claro que no le interesa, ni su extensión de 349.8000 Km2, ni la gran variedad de especies marinas que ella alberga, únicas en nuestro planeta; como tampoco más de 65.000 Km2 declarados como Áreas Marinas Protegidas, si no es para salir a vociferar cuando ya la corte había decidido los límites marítimos entre colombia y nicaragua, que el alto tribunal se abstuvo de analizar el tema de nuestra Reserva Mundial de Biósfera.

“MEMORY”  se constituye en un testimonio más de la desidia, indolencia y falta de compromiso del Estado hacia un patrimonio de la humanidad cada día más frágil y vulnerable; frente a la amenaza voráz e irresponsable del ser humano, al amparo de funcionarios que no ven ni escuchan los llamados de urgencia de los ciudadanos de las islas.

BUQUE JPEG IBUQUE JPEG II

Acerca de alvaroarchbold (151 Artículos)
Abogado Universidad del Rosario, Especializado en sociologia jurídica con enfásis en sociopolitica de la Universidad de París II Panthéon-Sorbone. Ex-gobernador del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

1 Comentario en A COLOMBIA POCO LE IMPORTA LA RESERVA DE BIOSFERA SEAFLOWER DE SAN ANDRES – “EL CASO DEL BUQUE MEMORY”.

  1. Excelente era hora de responsabilizar a la burguesía capitalina y en general a la colombiana de la desastrosa situación del que fue en el pasado un paraíso pero Ahora convertido casi en un infierno .

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: